Contacto  
 
     
 
  Iglesia Episcopal  
 
  AnglicanCommunion.org  
La Biblia
Hispanismo
Historia
Liturgia
Miscelánea / Curiosidades
Noticias
Nuestra Gente
Santoral
Pastoral
Teología
Recursos
Espiritualidad
 
¿Qué es la Iglesia Episcopal?
VERSIÓN PARA IMPRIMIR ARTICULO
Por Dr. Joseph Fort Newton

Algo profundo en mí responde a los modales dulces y moderados de la Iglesia Episcopal. Su atmósfera de reverencia, el culto ordenado y majestuoso, con su tradición de continuidad histórica, que une el hoy a edades pasadas; sus símbolos que consagran la fe del pasado y la esperanza del futuro; su tolerancia sabia y amplia; su liturgia antigua y hermosa - como una escalera, gastada por muchos pies, por la cual se llega a Dios - y, más aún, el misticismo organizado de sus sacramentos - todas estas cosas de belleza y gracia me impresionan profundamente.

Más importante aún, si es posible, es la posición central y estratégica que la Iglesia Episcopal mantiene en la confusa situación religiosa de nuestro tiempo. Es la más acogedora iglesia de la cristiandad, en el sentido de que acepta los hechos básicos de la fe cristiana como símbolos de verdades transparentes, que cada uno puede interpretar mientras su intuición explora su profundidad y maravilla. A medio camino entre un liberalismo árido y una ortodoxia acre, mantiene su sabio curso, conservando los valores eternos de la fe al paso que procura leer la palabra de Dios revelada en el tumulto de los tiempos. Si su espíritu y actitud fueran mejor entendidos, se convertiría inmediatamente en el refugio y hogar de muchas mentes vejadas divididas entre la lealtad a la fe antigua y la nueva verdad. Después de todo, hay una iglesia de Cristo. Se pueden usar muchos nombres, pero la fe es una, y finalmente, tarde o temprano, será una comunión, unidos por el deseo creativo o impulsados conjuntamente por la pura necesidad de hacer frente a las fuerzas de destrucción de nuestros días, que, si se salen con la suya, terminarán en el materialismo y la futilidad. Cada persona debe trabajar donde pueda hacer su mejor tarea en nombre de nuestra empresa cristiana común, y miro a un futuro servicio feliz y fructífero en una comunidad grande y misericordiosa.

Newton escribió estas palabras hace más de 60 años, pero siguen teniendo sentido para nosotros también.

Tomado de su obra: Ríos de años


Volver