Contacto 
 
   
 
 Iglesia Episcopal 
 
 AnglicanCommunion.org 
La Biblia
Hispanismo
Historia
Liturgia
Miscelánea / Curiosidades
Noticias
Nuestra Gente
Santoral
Pastoral
Teología
Recursos
Espiritualidad
 
El Anglicanismo en peligro
 

(Septiembre 2015)
El Arzobispo de Cantérbury, Justin Welby, está convocando una reunión de todos los Primados de la Comunión Anglicana para enero del 2016. El objetivo de la misma es encontrar una solución a la disensión existente entre iglesias conservadoras y liberales.

Entre las conservadoras se encuentra el grupo de iglesias africanas y otros pequeños grupos diseminados por todo el mundo. Estas iglesias rechazan todos los cambios modernos efectuados en la ordenación de las mujeres al sacerdocio, al episcopado, y aceptación de homosexuales y lesbianas en una relación permanente y bendecida, que ante la ley tiene la equivalencia de una relación matrimonial. Estas iglesias, lideradas por Kenia, Uganda y Nigeria, criminalizan la práctica homosexual incluso con la pena de muerte.

El grupo de iglesias liberales, estaría encabezado, principalmente por la Iglesia Episcopal de Estados Unidos y la de Canadá, - y hoy otras dispersas por todo el mundo.

Lo que Arzobispo Welby pretende proponer, es que todas estas iglesias, con espíritu anglicano, estén relacionadas con Cantérbury, pero no necesariamente entre sí -unas con otras.

Sabido es que si Roma, con la autoridad papal, puede imponer obediencia a sus súbditos, no así Cantérbury. El mismo Arzobispo ha declarado que: "No tenemos un Papa Anglicano. Nuestra autoridad es dispersa, fundamentada últimamente en la Escritura, interpretada apropiadamente". Por ello, la autoridad del Arzobispos encuentra sus raíces en la Tradición.

Debido a que el Arzobispo no es un Papa, no puede promulgar un decreto que obligue bajo obediencia. Los liberales seguirían su curso, y los conservadores el de ellos. De ahí que el Arzobispo en reunión con los Primados trate de buscar una solución creadora, que satisfaga a todos.

La primera consecuencia de esta decisión ha sido posponer la Conferencia de Lambeth que normalmente se celebra cada diez años. Por el momento estaría suspendida indefinidamente. A la celebrada en 2008, muchos obispos tradicionales no asistieron.

Volver