Contacto 
 
   
 
 Iglesia Episcopal 
 
 AnglicanCommunion.org 
La Biblia
Hispanismo
Historia
Liturgia
Miscelánea / Curiosidades
Noticias
Nuestra Gente
Santoral
Pastoral
Teología
Recursos
Espiritualidad
 
Carta abierta a mis hermanos sacerdotes católico romanos
VERSIÓN PARA IMPRIMIR ARTICULO

Paz y bien en el Señor.

En vista de las muchas peticiones que recibo pidiendo consejo y orientación sobre cómo entrar en la Iglesia Episcopal o en la Comunión Anglicana, he decidido ofrecer a los posibles lectores, o a los interesados una idea general de los pasos que deben dar para unirse a nosotros, y cuál es la situación actual en que nos encontramos.

En primer lugar, la Comunión Anglicana es una fraternidad de 38 iglesias. Cada una se llama de diferente manera, aunque el espíritu en esencia sea el mismo en todas. Por eso, la práctica de acogida puede variar de iglesia a iglesia. Yo me encuentro, desde hace treinta años, en la Iglesia Episcopal de Estados Unidos. Este título no lo encontrarán en todos los países, por ello, han de escribir en Google: Iglesia Anglicana o Episcopal en X país. En Estados Unidos tendrían que buscar: Diócesis Episcopal de X estado o ciudad.

Según la información que recibo de ustedes, algunos piensan que se puede dar un salto directo de la iglesia romana a la anglicana. No es tan fácil. Es necesario un proceso que pude llevar de uno a tres años, dependiendo de las circunstancias.

Evidentemente, el primer paso sería dejar la iglesia católica (la institución, no el espíritu) y hacerse episcopal o anglicano, un proceso relativamente sencillo. Empiezan asistiendo a una parroquia y tras un estudio serio de lo que es nuestra iglesia, piden ser recibidos. Ceremonia que tiene lugar cuando el obispo de la diócesis confirma y "recibe". (Los que viven en países latinos es mejor que inicien todo el proceso en sus países, antes de dar el salto a Estados Unidos).

Una vez recibidos en la iglesia, tras cierto tiempo, pueden mostrar el deseo de ser "recibidos como sacerdotes". La Comunión Anglicana reconoce todos los sacramentos de la Iglesia católico romana. Así que hablamos de ser "recibidos" en vez de "ordenados".

El paso siguiente, consiste en un proceso que suele durar de un año a año y medio. Proceso sencillo que todos suelen superar, a no ser que haya conflictos en el pasado, que será examinado mediante referencias y cartas de recomendación del obispo romano anterior. ¿Qué estudios deben realizar? Pocos. Aquí también depende de cada diócesis. Deben estudiar la historia de la iglesia anglicana, a partir del siglo XVI. Qué es el anglicanismo. Estructura de nuestra iglesia. Y poco más. Todo fácil, pero cuanto más aprendan mejor para ustedes. En mi página web: episcopaleslatinos.org pueden encontrar mucha de esta información. Recientemente hemos colocado un trabajo que les ayudará bastante, titulado: ¿Qué es el Anglicanismo?

Tengan en cuenta también que, en todo este lapso de tiempo -de dos hasta tres años, desde que entran en nuestra iglesia- tienen que ganarse la vida como mejor puedan. Tienen que estar preparados para esta "noche oscura". Yo podría escribir una novela de mi caso: camarero, cocinero, recepcionista, gerente de restaurantes y un largo etcétera. Pero también adquirí una gran experiencia para luego aconsejar a mis hermanos latinos o hispanos en el campo laboral. Adquirí la experiencia por la que todo sacerdote debiera pasar para luego tener compasión y misericordia con nuestros hermanos y no actuar como dictadores.

Situación actual de la Iglesia Episcopal en Estados Unidos.
Como en la mayoría de los países desarrollados, se da un diminuto incremento de la población, en este sentido, en vez de crecer disminuimos. La membresía de muchas parroquias es anciana. En vez de bautizar se entierra mucha más gente. El número de personas que puede mantener económicamente a la parroquia cada vez es menor. Cada año se cierran iglesias debido a este problema.

Por otra parte, si "crecemos en número" es gracias a las minorías, principalmente latinas y orientales. Pero estos colectivos, no ofrecen suficiente apoyo económico para el mantenimiento de la iglesia con todo lo que implica. Por eso, en muchos casos un sacerdote hispano debe atender a dos o tres iglesias para poder justificar el sueldo. Otra modalidad que empieza a cundir es la de trabajar a tiempo parcial, es decir, 20 o 30 horas semanales, según los casos. En estos casos uno puede tener otro empleo secular a tiempo parcial. A título informativo, aquí en Estados Unidos, lo que encarece el paquete salarial es el seguro de enfermedad que todos necesitamos. El coste para un matrimonio sin hijos puede ascender a 20.000 dólares al año. Todo esto dificulta el que podamos absorber a todos los que solicitan ingreso en nuestras filas.

He tratado de ser realista para que nadie se llame a engaño. Pero como dice la sabiduría popular, "el que la sigue la consigue" y, según la expresión clásica de santa Teresa referida a la meditación, hay que tener una "determinada determinación". El que se proponga entrar en nuestra iglesia lo conseguirá y el futuro será brillante, si trabajan. Ayuda mucho el saber inglés, pues en esos casos uno pude llevar adelante una parroquia bilingüe, y resolver el problema económico.

La estructura de la Comunión Anglicana es jerárquica -obispo, sacerdote, diácono, laico- pero democrática, todos intervienen por votación a la hora de nombrar cargos. El espíritu es abierto, acogedor, y con libertad de pensamiento teológico, a no ser que niegues lo fundamental del cristianismo. En ese caso simplemente dejas de ser cristiano.

La Iglesia Episcopal en los últimos cuarenta años ha perdido membresía debido a los muchos cambios e innovaciones que han tenido lugar: innovación litúrgica, ordenación de las mujeres: al sacerdocio y al episcopado, aceptación de gays y lesbianas en relación seria y comprometida, aceptación de las minorías. (Esto último merece una explicación. En el pasado la Iglesia Episcopal fue la élite de la sociedad americana, descendencia de ingleses. Gente rica o de clase media alta. En los últimos años -gracias a Dios- se abrió a las minorías y a los pobres. Esto también ha creado tensión, por lo novedoso y por el racismo implícito. Pero la Iglesia Episcopal, hay que reconocerlo, ha sido valiente y pionera en todos estos campos, y los tiempos y la sociedad le están dando la razón.

En la Comunión Anglicana se dan dos ramas, una de tradición católica, en algunos casos -"más papista que el papa", pero sin su figura - y otra rama de tradición evangélica. La tradición católica moderada cada día gana más terreno. (Esto lo digo para que también lo tengan en cuenta).

En la Iglesia católica -que seguimos amando, ya que no al "romanismo"- estos cambios, logrados ya en la Iglesia Episcopal, tardarán en realizarse más de quinientos años, como los que tuvieron lugar en el Concilio Vaticano II y que ya se habían implementado en el Anglicanismo hacía medio siglo.

Si todavía necesitan orientación aquí estoy para ofrecerles ayuda. Les pido un favor: si leen esta carta me envíen una nota simplemente diciendo que la han leído a irodriguez@episcopalatlanta.org

Que Dios les ilumine y oriente. No abandonen simplemente el sacerdocio, sigan adelante, la sociedad nos necesita, pero tenemos que actualizarnos y ofrecer al pueblo una teología más aceptable en el mundo científico en que nos encontramos.
Un abrazo.

Isaías A. Rodríguez

Volver