Contacto  
 
  Ministerio Hispano  
 
  Iglesia Episcopal  
 
  AnglicanCommunion.org  
La Biblia
Hispanismo
Historia
Liturgia
Miscelánea / Curiosidades
Noticias
Nuestra Gente
Santoral
Pastoral
Teología
Recursos
 
Fundamentos del Anglicanismo
VERSIÓN PARA IMPRIMIR ARTICULO

El símbolo de la Rosa de los Vientos (The Compass Rose) de la Comunión Anglicana

La Rosa de los vientos es el símbolo que identifica a aquellos que pertenecen a la comunidad anglicana en todo el mundo. Este emblema fue originalmente diseñado por el antiguo Canónigo de la catedral de St. John the Divine en Nueva York, Edward West . La "Compass Rose" se ha colocado en la nave de la Catedral de Cristo en Cantórbery, Inglaterra, y fue dedicada por el entonces Arzobispo de Cantórbery, Robert Runcie, en la Eucaristía final de la Conferencia de Lambeth en 1988. Él mismo consagro otra Rosa de los Vientos similar en la catedral de san Pedro y San Pablo (Catedral Nacional) en Washington, D.C., en 1990. El centro de la Rosa de los Vientos contiene la Cruz de San Jorge, rodeada por una inscripción en griego: "La verdad os hará libres". Los puntos cardinales de la Rosa indican la expansión de la cistiandad anglicana en todo el mundo. La mitra en la parte superior simboliza el papel del Espiscopado y de la orden Anglicana, que se encuentra en el corazón de las tradiciones de las iglesias de la Comunión.

1. Fundamentos de fe en el Anglicanismo

Los pilares de la fe que presenta el Anglicanismo son tres, la Escritura, la tradición y la razón. De Los artículos de la religión, el VI menciona: "Las Sagradas Escrituras contienen todas las cosas necesarias para la salvación; de modo que cualquier cosa que no se lee en ellas, ni con ellas se prueba, no debe exigirse de hombre alguno que la crea como artículo de fe, ni debe ser tenida por requisito necesario para la salvación". De la tradición se aceptan los tres credos, el de los apóstoles, el niceno, y el de san Atanasio; las enseñanzas de los Santos Padres y de los cuatro concilios primeros. La razón está siempre dispuesta a interpretar el espíritu de los tiempos.

Sin embargo, esta síntesis de espíritu católico, reformado y liberal, no acaba de definir el verdadero carácter del Anglicanismo. Otras confesiones cristianas hacen referencia a elementos casi idénticos a los mencionados en estas líneas. ¿Cuál es pues la esencia o distintivo que define al Anglicanismo?

2. Lo distintivo del Anglicanismo


Lo típico del Anglicanismo es su modo de acercarse a posturas opuestas tratando de reconciliarlas y trascender los conflictos en cuestión. No se trata, sólo de mantener una via media, un compromiso, un puente, entre dos visiones opuestas, sino de encontrar un equilibrio, una postura moderada.

Esta actitud se basa en la constatación de que los destellos que de la Verdad absoluta nos llegan, nos son elusivos. Tratar de convertirlos en fórmulas fijas nos ha llevado, en el pasado, a más de un error. Es preferible mantenerse bajo una postura abierta, en expectativa, en tensión, hasta lograr captar la verdad, si es posible, en su genuina manifestación. La historia y la experiencia nos demuestran que es preferible una prudente espera a un impetuoso espíritu condenatorio y dictatorial que presume de controlar la verdad.

El Anglicanismo, en casi todas las esferas de la vida litúrgica, pastoral e intelectual, manifestará siempre una actitud acogedora, flexible, comprensiva, moderada, respetuosa y democrática.

Según esto el Anglicanismo en modo alguno implica una ruptura con la Iglesia primitiva. Antes bien, significa un desarrollo, una toma de conciencia de aquel espíritu original en el cual los patriarcados existentes (Jerusalén, Constantinopla, Alejandría, Antioquía y Roma) se respetaban con una autoridad de paridad y buscaban un consenso armónico en consulta mutua. De aquel armónico entendimiento fue surgiendo otra manera nueva de tomar decisiones fundamentada más en el poder que en el respeto y el amor. Y surgieron instituciones que impartían miedo, y condenaban cuando no se asentía a afirmaciones que no estaban confirmadas de una manera científica.

3. La Comunión Anglicana

La Comunión Anglicana ha sido descrita como una hermandad o compañerismo de iglesias en comunión con la sede de Cantórbery. Una comunión que se expresa en igualdad, en comunión de vida, en interdependencia, y en mutuo afecto y respeto. Una comunión que reconoce que cada una de las iglesias individuales pertenece a la Una, Santa, Católica y Apostólica Iglesia de Jesucristo y participa en la misión de todo el pueblo de Dios.

Esta hermandad y comunión eclesial implica graves responsabilidades. Implica no tomar decisiones unilaterales en asuntos esenciales que puedan dañar la unidad de la comunión. La Comunión Anglicana ha de tener siempre presente el antiguo principio canónico de que lo que afecta a uno debe ser decidido por todos. Esta comunión eclesial obliga a sus miembros a actuar, no independientemente, sino en mutua dependencia en asuntos esenciales de fe.

A mediados del siglo XIX la Comunión Anglicana consistía en tres iglesias, hoy son 38 las que se mantienen en comunión con la sede de Cantórbery. El Imperio británico, sin proponérselo, fue un decidido propagador del espíritu anglicano, hasta el punto de que hoy día, el mayor número de anglicanos no se encuentra ni en Inglaterra ni en Estados Unidos. La Comunión Anglicana se extiende por todo el mundo en un mosaico variado de razas, lenguas, culturas, que expresan su fe, con una base común, pero con diferentes matices al son de los más variados sonidos y colores. El libro de culto, conocido como el Libro de Oración Común cuya primera versión apareció en el siglo XVI, con ocasión de la Reforma, hoy adquiere modificaciones y variedad de manifestaciones accidentales pero en su esencia el contenido es casi idéntico. Fiel al espíritu anglicano se rechaza la homogeneidad global porque se prefiere que cada pueblo adore a Dios según las características propias a su cultura. Por todo ello, las provincias que se mantienen en la Comunión se rigen democráticamente siguiendo el principio de subsidiaridad, es decir, que las decisiones se toman a su propio nivel. No es necesario esperar una decisión de un organismo superior, cuando uno pude gobernarse y decidir en el nivel en que se encuentra.

4. Nombres de las 38 Provincias de la Comunión Anglicana

La Iglesia Anglicana en Aotearoa, Nueva Zelanda y Polinesia
La Iglesia Anglicana de Australia
La Iglesia de Bangladesh
La Iglesia Episcopal Anglicana de Brasil
La Iglesia Episcopal de Burundi
La Iglesia Anglicana de Canadá
La Iglesia de la Provincia de África Central
La Iglesia Anglicana de la Región Central de América
Provincia de la Iglesia Anglicana del Congo
La Iglesia de Inglaterra
Hong Kong Sheng Kung Hui
La Iglesia de la Provincia del Océano Indico
La Iglesia de Irlanda
La Comunión Anglicana del Japón (Nippon Sei Ko Kai)
La Iglesia Episcopal en Jerusalén y en el Medio Oriente
La Iglesia Anglicana de Kenia
La Iglesia Anglicana de Korea
La Iglesia de la Provincia de Melanesia
La Iglesia Anglicana de México
La Iglesia de la Provincia de Myanmar (Burma)
La Iglesia de Nigeria (Comunión Anglicana)
La Iglesia del Norte de India (Unida)
La Iglesia de Pakistán (Unida)
La Iglesia Anglicana de Papua Nueva Guinea
La Iglesia Episcopal de Filipinas
La Iglesia Episcopal de Ruanda
La Iglesia Episcopal de Escocia
Iglesia de la Provincia del Sureste de Asia
La Iglesia del Sur de India (Unida)
La Iglesia de la Provincia del Sur de África
La Iglesia Anglicana del Cono Sur de América
La Iglesia Episcopal del Sudán
La Iglesia Anglicana de Tanzania
La Iglesia de la Provincia de Uganda
La Iglesia Episcopal de EE.UU.
La Iglesia del País de Gales
La Iglesia de la Provincia de África Occidental
La Iglesia de la Provincia de las Indias Occidentales

5. Continuidad eclesial

Con frecuencia en los libros de historia aparece la frase que alguna de estas provincias "se fundó" o "se independizó" en el año tal, dando la sensación al lector de que son iglesias nacidas del capricho de algún visionario. Iglesias que han perdido la continuidad con el cristianismo primitivo y original. Nada más lejos de la verdad.

Lo que esas expresiones indican es que allí donde no existía la Iglesia de Cristo, empieza a existir. Tienen el mismo sentido que cuando se dice "se fundó una misión en tal lugar", "se fundó una nueva casa religiosa en tal lugar", "santa Teresa de Jesús fundó dieciséis conventos".

Estas Provincias que integran la Comunión Anglicana son una continuidad directa del catolicismo primitivo y tradicional tal como se ha heredado de la Iglesia Católica implantada en Inglaterra en los primeros años de la era cristiana. Las diferencias entre ellas son accidentales, no esenciales.

En sentido estricto se profesa una fe católica y reformada. No se trata de una "fe anglicana" ni de una "fe episcopal", sino de una actitud y atmósfera anglicana-episcopal dentro del espíritu católico eclesial.

Volver