Contacto  
 
  Ministerio Hispano  
 
  Iglesia Episcopal  
 
  AnglicanCommunion.org  
La Biblia
Hispanismo
Historia
Liturgia
Miscelánea / Curiosidades
Noticias
Nuestra Gente
Santoral
Pastoral
Teología
Recursos
 
Últimos Acontecimientos en la Iglesia Episcopal
VERSIÓN PARA IMPRIMIR ARTICULO

Tomado del "Resumen de la Historia de la Iglesia Católica, Anglicana, Episcopal"

La 74 Convención General, celebrada en el mes de agosto de 2003 en la ciudad de Minneapolis, Minnesota, aprobó la confirmación del obispo elegido por la diócesis de New Hampshire, el Rvdo. Gene Robinson, en virtud de lo cual pasaría a ser el primer obispo abiertamente homosexual y conviviendo en pareja con otro homosexual. Esto cautivó la curiosidad de los medios de comunicación y, en cierto modo, la atención de todo el mundo. Tal decisión desató una reacción de protestas en contra, mientras que otros aplaudían esa decisión.

Para hacer frente al asunto el Arzobispo de Cantórbery, Rowan Williams, estableció en octubre de 2003 la "Comisión Lambeth", encabezada por el Arzobispo Robin Eames, Primado de toda Irlanda. Esta comisión no debía dirimir la cuestión, ni establecer juicio crítico sobre la misma, sino estudiar cómo se podría mantener un auténtico espíritu de comunión entre las 38 diferentes iglesias que componen la Comunión Anglicana, y al mismo tiempo respetar su autonomía. También se encontraba en consideración la diócesis de New Westminster, de la Iglesia Anglicana del Canadá, por haber tomado la decisión en un sínodo diocesano, en 2002, de autorizar ritos para la bendición de uniones de personas del mismo sexo.

La Comisión publicó sus conclusiones en el Informe Windsor (Windsor Report) el 18 de octubre de 2004. El informe adoptó una postura fuerte en contra de la práctica homosexual y recomendaba que "los consagrantes del obispo Robinson consideraran en toda conciencia retirarse de funciones representativas de la Comunión Anglicana" (n. 134). Sin embargo, no recomendó acción disciplinaria contra la Iglesia Episcopal, ni contra la Iglesia Anglicana del Canadá.

En febrero del año 2005, 38 de los 35 primados de la Comunión Anglicana tuvieron su reunión regular en Dromantine, Irlanda del Norte, en la cual trataron de nuevo de este espinado asunto, pero además pidieron que ambas iglesias se retiraran voluntariamente del Consejo Consultivo Anglicano.

En febrero del 2007 se publicó en Tanzania el Comunicado de Primados de la Comunión Anglicana, en el que se trata sobre la respuesta de la última Convención General (2006) de la Iglesia Episcopal a las peticiones del Informe Windsor, y se añaden otras peticiones a la Cámara de Obispos de nuestra Iglesia, esperando una respuesta para el 30 de septiembre de 2007. Para facilitar esa respuesta la Comisión Teológica de la Cámara de Obispos publicó el documento Asuntos de Comunión: un documento de estudio para la Iglesia Episcopal, presentado en Pentecostés de 2007. Todas las parroquias debían estudiar este documento y ofrecer sugerencias a la Cámara de Obispos, la cuál debía reunirse del 22 al 23 de septiembre de 2007 en Nueva Orleáns y deliberar sobre el asunto.

El resumen de lo deliberado en esa reunión nos lo ofreció la Obispa Presidenta en el "webcast" organizado por la Iglesia de la Trinidad de Wall Street y los Medios de Episcopal Life, el 16 de octubre de 2007. Nos dice la Primada que en el documento elaborado estuvieron de acuerdo en una serie de puntos, reflejados en el siguiente texto :

· "Reafirmamos la Resolución B033 de la última Convención General, que pide a los obispos y a los comités permanentes refrenar y no consentir la consagración de nadie cuyo estilo de vida represente un reto para la iglesia en su totalidad.

· Prometimos no autorizar ritos públicos para la bendición de uniones del mismo sexo. · Recomendamos un plan para los obispos visitantes, y que se usaran obispos de dentro de nuestra iglesia en circunstancias en las cuales los obispos diocesanos han buscado una supervisión alternativa.

· Instamos a que se termine la incursión de obispos que no hayan sido invitados. · Instamos a una consulta de toda la Comunión sobre peticiones de supervisiones alternativas, de manera que se respeten nuestras normas.

· Instamos a un proceso de escucha en toda la Comunión, y esperamos escuchar informes sobre ese proceso. · Pedimos al Arzobispo de Cantórbery que busque una manera para que se incluya plenamente al obispo de New Hampshire en el encuentro de Lambeth.

· Pedimos un compromiso inequívoco y activo hacia los derechos civiles, la seguridad y dignidad de personas gays y lesbianas.

Creemos que estos puntos se encuentran dentro del espíritu de reconciliación anglicano; a nuestro parecer representan una via media de algo que no está resuelto definitivamente".


Por todas las innovaciones mencionadas en el apartado anterior y debido a estos últimos acontecimientos, la Iglesia ha tenido como consecuencia una cierta pérdida de membresía. El núcleo episcopal tradicional no ha podido absorber tantos y tan rápidos cambios, que se han sucedido en tan corto espacio de tiempo.

A pesar de todos estos avatares, sin embargo hay que considerar que la Iglesia Episcopal ha vuelto a dar ejemplo de ser una confesión honesta, pionera de la verdad, a imitación de Jesucristo, y dispuesta a arriesgar, a costa de sacrificios, que no cabe duda terminarán desembocando en una resurrección gloriosa.

Volver