Contacto  
 
     
 
  Iglesia Episcopal  
 
  AnglicanCommunion.org  
Anglicanismo
Hispanismo
Historia
Liturgia
Miscelánea / Curiosidades
Noticias
Nuestra Gente
Santoral
Pastoral
Teología
Recursos
Espiritualidad
Otros Capítulos del RINCÓN BÍBLICO

· 1- Introducción

· 2- El libro del Génesis
 
VERSIÓN PARA IMPRIMIR ARTICULO

por Gonzálo Rendón (Colombia)

Para una mejor comprensión y mejor aprovechamiento de la Biblia

Estimado lector, estimada lectora,

A continuación te presento algunos consejos prácticos que te podrán ser útiles para ir mejorando cada día la comprensión que tenemos de la Sagrada Escritura. No los voy a hacer en estricto orden de importancia; si lo deseas, tú mismo puedes dar el orden de importancia que quieras. Tampoco voy a poner un número preciso de consejos o sugerencias; es posible que tú los aumentes o que los disminuyas según el grado de conocimiento sobre la Biblia.
Ahí van pues mis "tips"; espero que te sirvan.

1) Aunque no habría que decirlo, pero es mejor que quede claro, lo primero que necesitamos para leer y comprender mejor la Biblia es una actitud de fe, pues a través de ella Dios se nos revela y nos llama a abrir los ojos a la realidad que vivimos.

2) Hay que tener en cuenta que cuando hablamos de "la Biblia" no estamos hablando estrictamente de "un" libro, sino de muchos libros. Para quienes aceptan el Canon católico, son 72 libros, y eso tiene muchas consecuencias. Digamos únicamente que nos tenemos que enfrentar con muchos autores, muchas formas de pensamiento, muchos períodos históricos, muchas formas diferentes de narrar hechos y acontecimientos y muchas maneras de entender los distintos hechos y acontecimientos que allí se narran. En síntesis, hay que tener conciencia de la pluriformidad y pluridiversidad literaria en la Biblia.

3) No hay que tomar al pie de la letra los relatos que nos narra la Biblia; digamos que un 99.99% de los relatos que nos narra la Biblia son simbólicos; es decir, historias, composiciones, utilización de imágenes que tenían -y siguen teniendo- un significado mucho más profundo y distinto del que aparentemente tiene y que a nosotros nos toca hoy interpretar.

4) Cuando aceptamos literalmente lo que dice la Biblia, no sólo no aprovechamos mayor cosa, sino que nos volvemos fundamentalistas, fanáticos y nuestra fe se queda estática, rezagada, porque no somos capaces de traducir a nuestra realidad lo que el mensaje divino quiere decirnos hoy.

5) Dejemos de lado la falsa idea de que la Biblia tiene algún poder especial: hay personas que la usan supuestamente para alejar males, tempestades, peligros… No. La Biblia no tiene ningún poder especial. Contiene mensajes divinos que pueden producir el milagro más grande: convertirnos en verdaderos hijos suyos y en verdaderos hermanos entre nosotros, pero sólo si nos abrimos y damos ese paso.

6) Mucha gente habla de "Biblia católica" y "Biblia protestante"; eso no tiene sentido ni valor; la Biblia es una sola. Otra cosa es que las Iglesias no romanas utilizan una versión de la Biblia que no trae ciertos libros, mientras que los cristianos de tradición católica utilizan una versión que trae 72 libros; pero en el fondo es la misma Biblia.

7) A lo largo de la Biblia se pueden percibir distintas imágenes o facetas de Dios, unas veces se ve muy misericordioso, otras veces muy enojado, hay pasajes donde parece que está de acuerdo con la destrucción de personas y de pueblos enteros… eso se debe a lo que ya dijimos, a las distintas épocas, distintos escritores, distintas tendencias de pensamiento, etc. Si queremos saber cuál de todas esas imágenes o modos de percibir a Dios es la que nosotros debemos acoger, entonces leamos Ex 3:7-9, allí se manifiesta el auténtico y verdadero Dios que siglos más tarde nos va a revelar su Hijo Jesús. En ese pasaje Dios se revela como el que ve, escucha y actúa a favor de los más oprimidos; ese es el verdadero Dios y, por hacer que ese Dios fuera percibido así por sus paisanos, Jesús fue perseguido y condenado a muerte.

8) Debemos tener claro que lo contenido en la Biblia es Palabra de Dios, pero también es palabra humana; esto quiere decir que los que escribieron la Biblia manifestaron lo que ellos creían que era el querer y la voluntad de Dios, pero valiéndose de sus propias capacidades, su mucha o poca preparación intelectual, su forma de ver y pensar, sus inclinaciones o preferencias políticas, etc., etc.

Finalmente, volvemos al primer punto: es necesario acercarnos a la Biblia con actitud de humildad y de fe; pero pidiendo siempre a Dios que nos ayude a madurar cada día más esa fe que a veces es demasiado ingenua; que nos dé la gracia de alcanzar cada día una fe más auténtica y crítica, por el bien de nosotros mismos y el de las personas que nos rodean.

Si usted cree que estos consejitos le pueden servir a otras personas, imprímalos y compártalos con otros hermanos en el trabajo, en la casa o en la congregación.

Nuestra intención es comenzar un proceso de conocimiento general de la Sagrada Escritura desde el primer libro hasta el último, mediante escritos cortos y sencillos para que todos los asimilemos; de manera que estás invitado a continuar visitando el "Rincón bíblico" en esta página.

Volver