Contacto  
 
     
 
  Iglesia Episcopal  
 
  AnglicanCommunion.org  
Anglicanismo
Hispanismo
Historia
Liturgia
Miscelánea / Curiosidades
Noticias
Nuestra Gente
Santoral
Pastoral
Teología
Recursos
Espiritualidad
Otros Capítulos del RINCÓN BÍBLICO

· 1- Introducción

· 2- El libro del Génesis

· 3- El libro del Éxodo

· 4- El libro del Levítico


· 5- El libro Los Números


· 6- El Deutoronomio


· 7- El Pentateuco

· 8- El Libro de Josué

· 9- Otra mirada a Josué

· 10- Samuel 1 y 2

· 11- Reyes 1 y 2

· 12- Los Profetas

· 13- Profetas: Amós

· 14- Profetas: Oseas

· 15- El primer profeta Isaías o Proto-Isaías

· 16- Miqueas

· 17- Jeremías

· 18- Ezequiel
VERSIÓN PARA IMPRIMIR ARTICULO

por Gonzalo Rendón (Colombia)

19. Segundo Isaías (Deutero-Isaías) Capítulos 40-55

Aclaración preliminar: ciertamente en nuestras Biblias no aparece el nombre "Segundo Isaías o Deutero-Isaías, verdad? Sin embargo, recordemos que cuando estudiamos el libro de Isaías, dijimos que en realidad este no es un libro solo, sino tres en uno. En ese momento nos referimos únicamente a Isaías 1-39 que corresponde al personaje histórico que se puede ubicar por allá en el siglo VIII a.C., en la ciudad de Jerusalén. Y también dijimos que en su momento nos referiríamos al siguiente bloque, pero con el nombre de Deutero-Isaías. Pues bien, ha llegado ya el momento de estudiar esta parte del libro que va desde el capítulo 40 hasta el 55. Hagámoslo con mucha fe y con mucha atención porque de seguro tiene una gran actualidad para nosotros hoy.

Nombre del libro y autor: ya entendimos que aunque se mantiene el mismo nombre -Isaías-, no se trata del mismo autor de los primeros 39 capítulos; más bien parece que se trata de una escuela de discípulos que mantuvieron la misma perspectiva, el mismo estilo y el mismo enfoque del profeta histórico. Difícil es saber si aquí hay una sola mano o varias, los estudiosos se inclinan por pensar en un colectivo de autores. Ahora bien, a esta porción del libro se le ha dado un nombre muy sugestivo: "El libro de la consolación", más adelante explicaremos por qué.

Trasfondo histórico: por el hilo de la historia que llevamos desde que comenzamos este estudio de los profetas, recordemos que a partir del 597 a.C., Babilonia había comenzado a presionar fuertemente a Judá y que finalmente no hubo ninguna posibilidad de salvación: Jerusalén es asaltada, el templo destruido y la clase dirigente es deportada a la capital del imperio, a Babilonia. Tanto el pueblo como su Dios, Yahweh, habían sido derrotados.

Muchos pensaban que las cosas empezarían a cambiar pronto; sin embargo, el destierro se fue prolongando más allá de lo esperado; el larguísimo reinado de Nabucodonosor, emperador de Babilonia, llevó hasta el extremo la esperanza y perspectivas de retorno de los cautivos. No hubo más remedio que aceptar la servidumbre y exponerse al escarnio y a la humillación: el Dios que un día había doblegado al faraón de Egipto para liberar a su pueblo, ahora es doblegado por Marduk la divinidad principal de Babilonia, ahora es a él a quien hay que darle culto.

Como podemos ver pues, la situación de los deportados no era fácil. Cierto que muchos se fueron amoldando poco a poco a la nueva vida, incluso algunos lograron prosperar en medio de este ambiente; sin embargo, otro puñado de piadosos y fieles a Yahewh no claudicó; mantuvieron viva la esperanza, y de algún modo se la ingeniaron para hacerse fuertes en la resistencia a punta de pura fe. ¡Qué gran ejemplo para muchos pueblos hoy! Resistir y seguir resistiendo, siempre en la fe.

Vientos de liberación: el largo reinado de casi 60 años, de Nabucodonosor, fue una inmensa bota opresora que no permitió el más mínimo resquicio de esperanza de liberación. Las comunidades exílicas fieles a Yahweh tuvieron que apoyar su fidelidad en la pura fe. Pero pasados sólo nueve años de la muerte del tirano, el persa Ciro, establecía firmemente su supremacía, conquistando en el 553 la capital de los medos, Ecbatana. Enseguida debió dejar claro que su política imperialista se apartaba decididamente de la herencia asiria y babilónica, con sus deportaciones. La expansión fulminante de su imperio, sólo se explica por las expectativas de liberación que inteligentemente supo despertar en tantos pueblos oprimidos; hasta en la suprema rival Babilonia entró sin gastar una sola flecha.

Debemos pensar, entonces, cuánta alegría y cuántas expectativas empezaron a formarse a partir de los triunfos de Ciro y su nueva política imperial. La primera gran expectativa fue el retorno a la tierra de origen. Toda la reflexión en torno al "castigo" sufrido y toda la esperanza en que algún día, Yahweh actuaría una vez más en favor de su pueblo, empezaba a tomar forma. Ciro es visto como el instrumento liberador de Yahweh, inclusive se le denomina "mesías".

Con entusiasmo y con desbordante alegría el capítulo 40 de libro comienza pues, diciendo: "Consuelen, consuelen a mi pueblo, dice su Dios: hablen al corazón de Jerusalén, anúncienle que se ha cumplido su condena y está pagado su crimen, ya que de la mano del Señor ha recibido doble castigo por sus pecados..." (Is 40:1-3); he aquí el porqué del nombre del libro, 'de la consolación'.

Contenido y mensaje del Libro (capítulos 40 al 55): realmente es difícil sintetizar el enorme contenido y el gran caudal de mensajes que trae el llamado libro de la consolación. Pienso que es bueno que cada uno haga una lectura personal o familiar de estos capítulos, teniendo como clave de la lectura la inmensa alegría de un grupo de deportados que por varias décadas han mantenido viva su fe y su esperanza en su Dios liberador y ahora empiezan a ver en el inmediato futuro las expectativas de regresar a su patria.

Resaltemos al menos dos o tres cosas sobre el mensaje del libro, y ya después cada uno puede seguir complementando con los materiales que se les ofrecen. El primer mensaje que salta a la vista en estos capítulos es la ternura materna de Dios: el pueblo deportado comienza a experimentar el cuidado maternal con que Dios lo ha guiado, lo ha protegido y lo conducirá a su tierra de origen. Esta experiencia del amor divino es el alma del libro, y se nos describe de muchísimas maneras en cantidad de pasajes; por ejemplo: "Consuelen , consuelen a mi pueblo, dice tu Dios" (40,1); "Ahí viene el Señor Yahweh...como pastor pastorea su rebaño: recoge en brazos los corderitos, en el seno los lleva, y trata con cuidado a las paridas" (40,11); "Y tú, Israel, siervo mío... simiente de mi amigo Abraham ... Siervo mío no temas, que contigo estoy... te tengo asido con mi diestra justiciera" (41,8s)... Bueno, son muchas imágenes que describen esa ternura maternal de Dios; trate usted de encontrar nuevas expresiones e imágenes de esa actitud divina y reflexione si también nosotros podemos tener esa misma percepción de Dios.

Otro mensaje también de gran importancia que podemos resaltar es el regreso a la patria visto como un nuevo Éxodo: partiendo de la similitud entre la esclavitud de Egipto y el destierro, el autor centra el interés de sus oyentes en el futuro inmediato: el nuevo éxodo que se avecina. Más que de una restauración, se trata de una nueva creación. La novedad de este rescate que se aproxima, es inculcada en 42,9; 43,19; 48,6?8, y descrita profusamente. Se trata de algo tan inaudito, que no puede sino apoyarse en el poder creador y el dominio universal de Yahweh.

Nuestro profeta usa toda clase de recursos literarios e imágenes para describir la maravilla inaudita de esta nueva marcha por el desierto. Más que una repatriación, se nos presenta como una procesión litúrgica, encabezada por Yahweh en persona, quien prodigará toda su fuerza creadora, haciendo del desierto un vergel.

El DeuteroIsaías es fruto de un destierro asimilado, no pretende construir castillos en el aire, sino anunciar la verdad inefable de lo que está sucediendo: el Señor está re-creando, está acompañando a su pueblo a la tierra de la libertad, de la justicia y del proyecto de sociedad igualitaria. No sobra decir, que a partir de todos estos hechos, la Teología judía da un paso demasiado importante: se trata de la percepción universal de Dios y, parejo con esta idea, Israel entiende que Dios es único. Este descubrimiento, que fundamenta el monoteísmo, lo trataremos más adelante.

Con esta rápida reseña del Segundo Isaías, esperamos que el lector inquieto, se interese por el estudio a fondo de esta importante obra que recoge tantos datos importantes del período más crítico para el pueblo de Israel: el destierro y, más concretamente, el final del destierro y las esperanzas del retorno a la tierra. Como se ha sugerido para los demás libros bíblicos, haga una primera lectura de los capítulos 40 al 55 de Isaías. Después comience de nuevo ahora de manera reposada y haciendo la confrontación de lo leído con el comentario que se ofrece a cada pasaje en la Biblia de nuestro pueblo, cuyo material puede bajar de aquí: http://www.4shared.com/office/FWt2Iuj2/Profetas_Deuteroisaas_comentar.html

Muchas bendiciones y buen provecho del estudio.

Gonzalo Rendón (Colombia).

Volver