Contacto  
 
     
 
  Iglesia Episcopal  
 
  AnglicanCommunion.org  
Anglicanismo
Hispanismo
Historia
Liturgia
Miscelánea / Curiosidades
Noticias
Nuestra Gente
Santoral
Pastoral
Teología
Recursos
Espiritualidad
Otros Capítulos del RINCÓN BÍBLICO

· 1- Introducción

· 2- El libro del Génesis

· 3- El libro del Éxodo
 
VERSIÓN PARA IMPRIMIR ARTICULO

por Gonzálo Rendón (Colombia)

3. El libro del Éxodo


Nombre: En nuestras traducciones castellanas, este segundo libro de la Biblia lleva el nombre de "Éxodo" que significa salida. Sin embargo, en la Biblia Hebrea, este libro se denomina Shemot que significa "los nombres-de", porque así comienza el original hebreo; los hebreos le dan el nombre al libro por la primera palabra o la primera expresión que aparece en la línea inicial. Recuerda que el libro del Génesis se llama para ellos "be-reshit" porque así comienza.

Autor: como vimos cuando explicamos las generalidades del libro del Génesis, no es posible hablar de un solo autor, ya que los estudiosos modernos detectan muchas pistas que nos llevan a entender que tampoco el Éxodo es fruto de una sola mano; en él hay varias tradiciones de distintas épocas y de distintas regiones de la tierra de Israel que hacen pensar que el libro se compuso a partir de tradiciones antiguas. Sin embargo, se puede hablar de una corriente teológica y literaria que se encargó de darle la forma que conocemos hoy; esa corriente o escuela se la denomina sacerdotal, que ya sabemos es designada con la letra P. Hasta hace unos años se tenía la firme convicción de que este libro, junto con los otros cuatro que forman el Pentateuco, había sido escrito por Moisés. Hoy nadie, excepto corrientes religiosas demasiado fundamentalistas, acepta la autoría de Moisés, por las razones que ya se dijeron.

Época de composición. Contexto histórico: si bien el libro del Éxodo nos relata historias muy antiguas que nos remontan por allá hacia el 1300 ó el 1200 a.C., no por eso tenemos que pensar que el libro fue escrito en esa época. Es muy importante que tengamos claro que en ningún momento el autor o, mejor, los autores del Éxodo estaban preocupados por hacer una crónica histórica; si esa hubiera sido su preocupación, posiblemente el resultado que tendríamos hoy entre manos fuera otro totalmente diferente.

Ya dijimos en el comentario al libro del Génesis que la preocupación fundamental de quienes compusieron esta obra es la reconstrucción de la fe del pueblo de Israel, que se halla en el punto más crítico, prácticamente a punto de desaparecer; estamos hablando entonces de la gran crisis del siglo VI, cuando todo, absolutamente todo lo que formaba parte del patrimonio de fe israelita, cayó por el suelo. En esta tarea de reconstrucción, aquellos líderes religiosos utilizan un recurso que para ellos es muy válido y muy efectivo: el recurso de la "teología narrativa". Es decir, ellos toman tradiciones antiquísimas que provienen de distintos grupos, de distintas épocas y de distintas regiones del país, y las teologizan; o sea, las cuentan como acciones pensadas y realizadas por Dios exclusivamente a favor de su Pueblo. Estos líderes religiosos no se dedican a convencer al pueblo con doctrina o cosas parecidas; sencillamente relatan historias donde hacen ver a los oyentes la presencia activa de Dios, que ha hecho una opción por ellos como pueblo y que en ningún momento los ha abandonado.

Recordemos entonces esta secuencia: en la primera obra, el Génesis, quedó claro que Dios no actuó a la ligera; hizo las cosas bien desde el principio, el cielo, la tierra, todos los seres vivientes incluidos los seres humanos; dentro de ese conjunto de humanidad, comenzó a formar un pueblo a partir de un hombre: Abrahám, ese pueblo que nace como cumplimiento de la promesa divina, un día es esclavizado en Egipto; pero a pesar del poderío faraónico, allí demuestra Dios su amor y su fidelidad por ese pueblo, y lucha a brazo partido contra el faraón para lograr liberarlos y devolverlos a la tierra de la libertad prometida desde antiguo a Abrahám.

Contenido general del libro: la verdad es que el libro del Éxodo no nos narra exclusivamente los acontecimientos de la salida de Egipto y la travesía por el desierto. A vuelo de pájaro, el contenido del Éxodo lo podemos visualizar así: los capítulos 1 al 13 nos narran los acontecimientos de la liberación de los hebreos del poder egipcio bajo la guía de Moisés; del 14 al 19 podemos leer todo lo relacionado con el paso del Mar Rojo y de la llegada de los hebreos, sanos y salvos, al monte Sinaí; en los caps. 20 al 24 encontramos todo lo que tiene que ver con el pacto o alianza de Yahweh con Israel. Los caps. 25 al 31 se ocupan de narrar las leyes y disposiciones acerca del santuario y los sacerdotes; aquí parece que se interrumpe la narración para contarnos, en los caps. 32 al 34, la apostasía de Israel, cuando se construyeron un becerro de oro, y de la necesaria renovación del pacto; una vez más la narración retoma el hilo en los caps. 35 al 40 para dar cuenta de la construcción y erección del santuario tal como se había legislado en 25 al 31.

Enseñanza o mensaje del Éxodo para nosotros hoy: "El Éxodo es el testimonio de la revelación de Dios como liberador, sensible al clamor y al dolor de un pueblo que sufre la opresión, y que, por tanto, decide inclinarse a favor del débil.

Esta auto-revelación de un Dios que no tolera la opresión ni la injusticia, es la clave para entender la forma como la fe israelita describe las acciones que dieron como resultado su liberación del poderío egipcio. Pero también sigue siendo la clave permanente para que todo pueblo oprimido, de hoy y de mañana, se sacuda la opresión de toda esclavitud, contando siempre no sólo con la aprobación de Dios, sino lo que es más importante, con el poder y el aliento de su presencia liberadora" (La Biblia de nuestro pueblo. Introducción al Éxodo).

Ahí tiene pues, querido lector, una mínima reseña de este importantísimo libro de la Biblia. Comience a leerlo despacio, sin afanes, sin la ansiedad de comprenderlo todo de una vez; eso es poco a poco, con detenimiento, con reflexión, con la fe puesta en ese Dios liberador que también hoy rechaza abiertamente toda forma de opresión de unos sobre otros. Si deseas profundizar un poco más sobre la enseñanza que nos trae cada uno de los pasajes que componen el libro o la forma como debemos entender muchas cosas de las que encontramos aquí escritas, puedes seguir este enlace y bajar el comentario a cada uno de dichos pasajes: http://www.4shared.com/document/zzdp-tg7/002__Exodo_Comentario_a_cada_p.html

Tal como lo expresamos en el comentario al Génesis: si te gustó este material, imprímelo y compártelo con las personas de tu casa, de tu lugar de trabajo o de tu Congregación. ¡Y que la Paz de Dios esté siempre contigo!

Volver