Contacto  
 
  Ministerio Hispano  
 
  Iglesia Episcopal  
 
  AnglicanCommunion.org  
Anglicanismo
La Biblia
Hispanismo
Historia
Liturgia
Miscelánea / Curiosidades
Noticias
Nuestra Gente
Santoral
Pastoral
Teología
Recursos
 
Desiderata
 

por Max Ehrmann (1872-1945)

Camina plácido entre el ruido y la prisa,
y piensa en la paz que se puede encontrar en el silencio.

En lo que sea posible, sin rendirte,
trata de estar en buenos términos con los demás.
Anuncia tu verdad de una manera serena y clara;
y escucha a los demás,
incluso a los aburridos e ignorantes;
también ellos tienen su historia.
Evita a personas ruidosas y agresivas;
son un fastidio para el espíritu.

Si te comparas con los demás,
te puedes tornar vanidoso y amargado
pues siempre habrá personas más aptas y menos capaces que tú.
Disfruta de tus logros y proyectos.
Conserva el interés en tu propia carrera, por humilde que sea;
es una posesión valiosa en las vicisitudes de la vida.

Sé cauto en los negocios,
porque el mundo está lleno de engaños.
Pero no permitas que esto te ciegue a la virtud que aún existe:
muchos se afanan por lograr altos ideales,
y por doquier abunda el heroísmo.
Sé auténtico. En especial, no finjas afecto.
Ni seas cínico en el amor,
pues a pesar de toda su aridez y desencanto,
es perenne como la hierba.

Acepta con donaire el paso de los años,
entrega con gracia las cosas de la juventud.
Fortalece el espíritu para que te proteja en la adversidad.
No te atormentes con tenebrosas fantasías.
Muchos temores nacen en la fatiga y la soledad.

Fuera de una sana disciplina,
sé gentil contigo mismo.
Eres una criatura del universo
como los árboles y las estrellas:
tienes derecho a existir.
Y entiendaslo o no
el universo marcha como debiera.

Está en paz con Dios,
como quiera que te lo imagines.
Cualesquiera que sean tus trabajos y aspiraciones
en la ruidosa confusión de la vida
conserva en paz a tu alma.

A pesar de toda su farsa, monotonía, y sueños fallidos,
todavía es un bello mundo.
Vive alegre y busca la felicidad.

Nota:
El autor oficial y reconocido de Desiderata es Max Ehrmann, un abogado y poeta de Indiana, Estados Unidos, quien vivió entre 1872 y 1945. Ha sido dicho que Desiderata fue inspirada por un impulso que Ehrmann describe en su diario: "Debería dejar un humilde regalo - un trozo de prosa que ha alcanzado nobles humores". Alrededor de 1959, el reverendo Frederick Kates, párroco de la iglesia Saint Paul, en Baltimore, usó el poema en una colección de devocionarios que él había recopilado para su congregación. Algunos años antes él había encontrado una copia de Desiderata. En el encabezado del documento entregado figuraba "Old St. Paul's Church, Baltimore" (el nombre de la iglesia) y el año de fundación de la misma (1692).

Volver