Contacto  
 
  Iglesia Episcopal  
 
  AnglicanCommunion.org  
Anglicanismo
La Biblia
Hispanismo
Historia
Liturgia
Miscelánea / Curiosidades
Noticias
Nuestra Gente
Santoral
Pastoral
Teología
Recursos
 
Solamente hay una religión
 
Escrito por Prakash Sharma*

Según las enseñanzas de Swami Vivekananda, sólo hay una religión. "La religión, en esencia, consiste en la ´realización´ (encarnación) de las grandes verdades contenidas en las Escrituras y en su cumplimiento. Implica una transformación total".

En su visita a una mezquita en Ammán, Jordania, en mayo de 2009, el papa Benedicto XVI lamentó que en lugar de unir a las personas y acercarlas a los demás, la religión, a menudo, sembraba la semilla de la discordia entre ellas. Esto, según él, es debido principalmente a "la manipulación ideológica".

Sin embargo, Swami Vivekananda, el "Profeta de la Nueva India" del siglo XIX, tal como fue saludado por el premio Nobel Romain Rolland, tenía opiniones diferentes. Él creía que los conflictos y malentendidos entre los seguidores de las diferentes religiones se derivaban de una concepción errónea de la religión misma y de todo lo que constituía su búsqueda sagrada. De acuerdo al Swami, la religión no consiste simplemente en ir a la iglesia o a cualquier otro lugar de culto, ni en el cumplimiento de ciertas formalidades o en exponerse a la doctrina y al dogma, llegando a pensar que la religión de uno es "una y la única verdadera...".

En cambio, el Swami sostuvo que la religión es esencialmente una "realización". Es decir, es la realización de las grandes verdades contenidas en las Escrituras y la tarea de cumplirlas. Implica la aproximación máxima de uno mismo a un ideal divino, de hecho, implica una "transformación total". Como ejemplos, podemos recordar cómo Angulimal, el bandido temido de la antigua India, se convirtió, a través de la conversión interior, en el venerable Valmiki Sabio, autor de la obra religiosa clásica Ramayana; o cómo Girish Ghosh, un individuo completamente envilecido, se convirtió en un santo bajo la influencia de su mentor espiritual, Sri Ramakrishna Paramahamsa. La definición completa de religión dada por el Swami es: "La religión es realización, no palabrería ni doctrina ni teorías, por muy bellas que puedan ser. Es ser y devenir, no es oír o aceptar, sino que es toda el alma tornándose en lo que cree".

Hace algún tiempo, un líder político en Occidente, que también era un profesional comprometido religioso, habló de "nuestra religión nacional", como si la gente de otros países necesariamente tuvieran sus propias diferentes religiones nacionales. Es precisamente esta antinatural e injustificada división, de Una Religión Universal en varias partes, lo que irritaba al Swami. Él había observado por sí mismo el fenómeno en Occidente en el momento del primer Parlamento de las Religiones del Mundo, que se celebró en Chicago en 1893, y consideró que contribuyó, en no poca medida, a "sembrar las semillas de la discordia entre los hombres". Al brindarnos un correctivo de esa visión, había argumentado, de forma indirecta frente a los intolerantes y fanáticos de todas las religiones: "Nunca existió mi religión o la tuya, mi religión nacional o tu religión nacional. Nunca han existido muchas religiones, sólo hay una. Una Religión Infinita ha existido desde toda la eternidad y existirá siempre y esta Religión se manifiesta en diversos países de distintas maneras".

Es este enfoque universal de la religión en Vivekananda lo que le recuerda a uno el pronunciamiento "rigvédico": "La única Verdad es descrita por diferentes hombres del saber religioso de distintas maneras" (1-164-46), no debe confundirse con el intento de lograr la aceptación universal de la propia fe, que es característica de todas las actividades proselitistas. El primero implica una expansión de la perspectiva religiosa, mientras que el segundo tiene por objeto la expansión de la religión propia. No es de extrañar que el Swami sucintamente observara: "La expansión es vida, la contracción es muerte [recordar las cruzadas y las guerras santas que se derivaron de la estrecha perspectiva religiosa propia]; el amor es vida, el odio es muerte..." Al aceptar la filosofía religiosa del Profeta de la Nueva India, un cristiano, sin abandonar su propia fe, puede convertirse en mejor cristiano, un hindú, sin dejar de ser un hindú, se convertirá en mejor hindú. Asimismo, el budista y el resto. De hecho, ninguna religión es negada, sino que se cumple por los medios de Vedanta. (La "religión" es sumamente abierta, su objetivo es conducir al ser humano a que reconozca que es de naturaleza divina y llegue a describirlo aquí en la tierra).

* (Este artículo ha sido tomado de la revista Monastic Interreligious Dialogue, nº. 83, julio 2009, traducido y editado por Isaías A. Rodríguez).

Lo que dijo Gandhi:
Ya ha pasado el día en que los seguidores de una religión pueden plantarse y decir, la nuestra es la única religión verdadera y todas las demás son falsas.
Ninguna religión es perfecta. Todas las religiones son igualmente queridas de sus respectivos partidarios. Lo que se busca, por tanto, es un contacto vivo de amistad entre los seguidores de las grandes religiones del mundo y no un choque entre ellos en el intento infructuoso por parte de cada comunidad de mostrar la superioridad de su propia religión sobre la del resto. Hindúes, musulmanes, cristianos, parsis, judíos son etiquetas convenientes. Pero cuando las rompo, no sé cuál es cuál. Todos somos hijos del mismo Dios.


Gandhi comparte la antigua suposición de los hindúes: "Las religiones son caminos diferentes que convergen en el mismo punto. ¿Qué importa que tomemos caminos diferentes siempre y cuando llegamos a la misma meta?".

Lo que dijo Jesús:
"El Padre del cielo hace salir su sol sobre malos y buenos y hace llover sobe justos e injustos"
(Mt. 5, 45).

Volver