Contacto  
 
     
 
  Iglesia Episcopal  
 
  AnglicanCommunion.org  
Anglicanismo
La Biblia
Historia
Liturgia
Miscelánea / Curiosidades
Noticias
Nuestra Gente
Santoral
Pastoral
Teología
Recursos
Espiritualidad
 
La Hispanidad
VERSIÓN PARA IMPRIMIR ARTICULO

Se entiende por "hispanismo" la cultura que mantiene los mismos valores espirituales y lingüísticos y cuyo origen remoto, en nombre e ímpetu evolutivo cultural, procede de España. El hispanismo abarca con profundo lazo diferentes razas para unirlas estrechamente y formar algo grande que late al unísono.

El hispanismo es un fenómeno cultural y espiritual que une a millones de personas en el mundo entero con el lazo común de la lengua castellana. Los horizontes hispanos, antes de achicarse, con el tiempo, se han ido dilatando de una parte a otra del globo. Podemos afirmar, sin temor a exagerar, que la Hispanidad se celebra, cada año, en todos los continentes de la tierra. Es una celebración de fraternidad en la que se resaltan la grandeza y riqueza de nuestro patrimonio cultural.

Es hora de que los hispanos tomemos conciencia de nuestros ricos valores. Con frecuencia fijamos la vista en el pasado para resaltar o criticar lo negativo, pasando por alto todo lo bueno que en herencia nos ha llegado.

Como español que soy, no puedo pasarme la vida imprecando la herencia que los iberos, romanos, celtas, árabes, judíos, entre otros, dejaron en España. Antes bien, me siento orgulloso de encontrarme en esa corriente cultural. Tampoco puedo ponderar a unos y maldecir a otros, porque, quiera o no, todos ellos, de una manera u otra, forman lo que hoy es el pueblo español.

Lo mismo se debe afirmar de los países hispanoamericanos. Siglos antes de

que el español pusiera el pie en esta tierra, diferentes pueblos habían hecho de ella su morada. Por aquí dejaron su huella las culturas chavin, nazca, tiahuanaca, chinu, aymara, inca; por otra parte, las culturas chichimeca, teotihuacan, tolteca, maya, azteca, por nombrar sólo algunas. Lo que los españoles trajeron no fue ni mejor ni peor, sino algo nuevo y diferente. Algo que, por imperativo histórico, forma parte integral, con las otras culturas, de lo que hoy es el hispanismo.

Esto nos demuestra que no hay culturas espontáneas. Unas se imponen a otras, para bien de todos; de lo contrario no habría evolución ni progreso. Unas enriquecen a otras, pero la dominante siempre triunfa por lo novedoso o por el mismo peso de los valores que aporta.

Lo importante en el presente, no es cómo sucedieron las cosas, sino el legado que nos ha llegado; con él hemos de hacer frente al futuro. Estoy convencido de que el mundo hispano tiene en su haber soluciones válidas para el mundo materialista moderno. Ya hace años, José Vasconcelos hablaba de La Raza Cósmica, como si este monstruo cultural llegara, con el tiempo, a usurpar el liderazgo cultural y político del fatigado mundo europeo-estadounidense. ¡Quien sabe!

Isaías A. Rodriguez

Volver