Contacto  
 
  Ministerio Hispano  
 
  Iglesia Episcopal  
 
  AnglicanCommunion.org  
Anglicanismo
La Biblia
Hispanismo
Historia
Miscelánea / Curiosidades
Noticias
Nuestra Gente
Santoral
Pastoral
Teología
Recursos
 
Adviento
VERSIÓN PARA IMPRIMIR ARTICULO
El año litúrgico comienza con el primer domingo de Adviento. En los antiguos sacramentarios romanos el año se iniciaba con la Navidad del Señor. En la liturgia bizantina empieza, el 8 de septiembre con la fiesta de la Natividad de María.

Los primeros vestigios de un tiempo de adviento los encontramos en España y en Galia. En el sínodo de Zaragoza (380) se recuerda a los fieles la obligación de ir diariamente a la iglesia, del 17 de diciembre al 6 de enero. En Galia el Adviento adquirió un carácter penitencial semejante al de Cuaresma, con el uso del color púrpura, y suprimiendo el Gloria y las Aleluyas en las eucaristías. El acento se había colocado no en la llegada del Mesías, sino en la parusía, con el juicio final como clausura de los tiempos. Esta teología dio origen al Dies Irae, que se escribió originalmente para el domingo precedente al Adviento. En Roma, gracias al papa Gregorio Magno, prevalece la conmemoración de la venida, en lugar del tema apocalíptico, con cuatro domingos precediendo a la Navidad. En el siglo VII, la composición de las "antífonas Oh" realza la preparación para la solemnidad de la natividad. Esas antífonas son una bellísima recreación poética de los títulos mesiánicos de Cristo y se recitan en las vísperas. A partir de los siglos VIII y IX, los sacramentarios dan testimonio de los cuatro domingos precedentes a la Navidad. El Adviento de seis semanas, típico en España y Galia, quedaba reducido a dos semanas. La época tenía ambiente festivo, se usaban vestimentas blancas y se cantaba el Gloria. Sin embargo, bajo la influencia del misal de Bobbio (famoso en el siglo VII por el monasterio del mismo nombre al norte de Italia), que acentuaba el carácter escatológico de la segunda venida, y del carácter penitencial de la liturgia galicana, se suprimieron el Gloria y las Aleluyas de la eucaristía. Roma lo hizo en el siglo XII. (Tomado de: Introducción al Culto, La liturgia como obra del pueblo, de Isaías A. Rrodríguez, Abingdon Press, 2005).

Casi paralelo al año civil, los cristianos viven otro con estaciones y fiestas que no solamente recuerdan sino que nos invitan a vivir el misterio salvífico de Dios. Son, por tanto, un encuentro singular entre Dios, que salva, y la asamblea reunida en su nombre. Dios actúa siempre de manera nueva, inédita, sorprendente. Por otro lado, nosotros acudimos a esa cita divina con necesidades, disposiciones y profunda esperanza de lograr esa salvación.

Volver