Contacto  
 
  Ministerio Hispano  
 
  Iglesia Episcopal  
 
  AnglicanCommunion.org  
Anglicanismo
La Biblia
Hispanismo
Historia
Miscelánea / Curiosidades
Noticias
Nuestra Gente
Santoral
Pastoral
Teología
Recursos
 
Preparación para el Santo Bautismo
VERSIÓN PARA IMPRIMIR ARTICULO

Por Isaías A. Rodríguez

"Un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo, un solo Dios y Padre de todos! (Ef 4,5-6)

1. ¿Qué significa la palabra "bautismo"?
El nombre de "bautismo" deriva del verbo griego baptizein, que significa "sumergir, lavar". El bautismo es, pues, una inmersión o una ablución.

2. ¿Cuál es el simbolismo del agua en el rito del bautismo?
El agua ha jugado un papel simbólico como signo de purificación en todas las religiones. Veamos brevemente el simbolismo del agua en la Biblia.

En el Antiguo Testamento, el diluvio y el paso del mar Rojo, se interpretarán más tarde como prefiguraciones del bautismo. Se imponen leyes de abluciones rituales que purifican y capacitan para el culto. Los profetas anuncian una efusión de agua purificadora del pecado.

Un poco antes de la venida de Jesús, los rabinos bautizaban a los prosélitos, paganos de origen que se agregaban al pueblo judío. Parece que algunos consideraban este bautismo tan necesario como la circuncisión.

El bautismo de Juan es un bautismo único, conferido en el desierto con miras al arrepentimiento y al perdón (Mc 1,4). Comporta la confesión de los pecados y un esfuerzo de conversión definitiva, expresada en el rito (Mt. 3, 6). Juan insiste en la pureza moral, pero sólo establece una economía provisional, es un bautismo de agua, preparatorio para el bautismo mesiánico en el Espíritu Santo y en el fuego (Mt. 3, 11), purificación suprema.

El bautismo de Jesús. Jesús, al presentarse para recibir el bautismo de Juan, se somete a la voluntad de su Padre y se sitúa humildemente entre los pecadores. Es el cordero de Dios que toma así sobre sí mismo el pecado del mundo (Jn 1, 29.36). El bautismo de Jesús por Juan es coronado por la bajada del Espíritu Santo y la proclamación por el Padre celestial, de su filiación divina. Es también el anuncio de pentecostés, que inaugurará el bautismo en el Espíritu, para la Iglesia (Hch 1, 15; 11,16) y para todos los que entren en ella (Ef 5, 25-32; Tit 3,5ss). El reconocimiento de Jesús como Hijo anuncia la filiación adoptiva de los creyentes, participación en la de Jesús y consecuencia del don del Espíritu (Gál 4, 6).

El bautismo cristiano. El bautismo implica normalmente una inmersión total (Hch 8, 38) o, si no es posible, por lo menos una aspersión o derrame de agua sobre la cabeza, tal como lo atestigua la Didaje 7, 3, o libro de la enseñanza de los Apóstoles. San Pablo en varias de sus cartas habla y profundiza sobre el significado del bautismo. Por ejemplo, nos dice que la inmersión en el agua representa la muerte y la sepultura de Cristo, la salida del agua simboliza la resurrección en unión con él. El bautismo hace que muera el cuerpo en cuanto instrumento de pecado (Rm 6,6) y hace participar en la vida para Dios en Cristo (Rm 6,11).

El bautismo es por tanto un sacramento pascual, una comunión con la pascua de Cristo; el bautizado muere al pecado y vive para Dios en Cristo (Rm 6,11) vive de la vida misma de Cristo (Gal 2,20). La transformación así realizada es radical. Es despojo y muerte de la vieja criatura y revestimiento de la nueva criatura. Nueva creación a la imagen de Dios.

4. ¿Qué es un sacramento?
Los sacramentos son signos externos y visibles instituidos por Jesucristo para conferirnos la gracia santificante, que nos concede Dios para lograr la vida eterna. La gracia es un favor de Dios gratuito que ilumina nuestras mentes y fortalece nuestras voluntades para obrar el bien.

5. ¿Cuál es el sacramento más importante?
El sacramento del Bautismo.

6. ¿Qué es el Bautismo?
Es el sacramento de la regeneración divina.

7. ¿Qué otros efectos produce en nosotros el Bautismo?
- Dios nos adopta como hijos suyos.
- Nos incorpora al cuerpo místico de Cristo, que es la Iglesia.
- Nos incorpora al Pueblo de Dios.
- Nos hace herederos del reino de los cielos.
- Quedamos libres de todos los pecados que pudiéramos tener al ser bautizados.
- Después del bautismo, somos como un templo, donde Dios habita. El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo están en el corazón del que ha recibido el bautismo y moran en él.

8. ¿Cuáles son los signos externos más importantes del Bautismo?
- El agua, con su simbolismo purificativo.
- La triple inmersión o ablución del agua, pronunciando la fórmula trinitaria.

9. ¿Qué otros signos visibles usamos en este sacramento?
- La unción en forma de cruz en la frente con el Santo Crisma (óleo consagrado por el obispo). Simbolizando que el bautizado es ungido como sacerdote, profeta, y rey a imitación de Cristo.
- Las vestiduras blancas significan que el bautizado se ha revestido de Cristo. - La velita, encendida del cirio pascual, significa que Cristo ha iluminado al bautizado, y que debe acordarse que Jesús es la luz del mundo.

10. ¿Qué es necesario para poder ser bautizados, o bautizar a un niño?
- Es necesario:
. renunciar a Satanás
. arrepentirse de los pecados.
. aceptar a Jesucristo como Señor y Salvador.

- Además hacemos un "Pacto Bautismal" o promesas de:
. profesar fe, en Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, y en la Iglesia.
. estudiar la enseñanza de la Iglesia; asistir a la Eucaristía; rezar.
. resistir al mal y arrepentirse del pecado si caemos en él.
. proclamar el evangelio de palabra y obra.
. servir a Cristo en todas las personas. . luchar por la justicia y la paz entre todos los pueblos.

- Estas promesas debiéramos repetirlas con frecuencia para no olvidarnos de nuestro compromiso cristiano.

11. ¿Cómo puede un niño realizar todo eso?
Por el Bautismo los bautizados formamos la familia cristiana, que es la Iglesia y cuerpo místico de Cristo. En nombre de Cristo y de la Iglesia, los padres y padrinos prometen educar al niño en la fe que ellos profesan. En caso de que estas personas fallaran en su compromiso, toda la Iglesia debe responder ante esta obligación. Esto se encuentra implícito en la pregunta que se dirige a la congregación: "Ustedes, testigos de estos votos, ¿harán todo cuanto puedan para sostener a estas personas en su vida en Cristo?".

12. ¿Quién puede bautizar?
El ministro apropiado para bautizar es el obispo, en su ausencia, cualquier sacerdote. En caso de escasez de sacerdotes, con permiso del obispo, un diácono puede bautizar. Y, en caso de emergencia, cualquier persona puede bautizar, derramando agua sobre la cabeza y pronunciando la fórmula trinitaria.

13. ¿Cuáles son los días más apropiados para bautizar?
Los días más apropiados para bautizar son: la Vigilia Pascual y día de Pascua, el día de Pentecostés, el día de Todos los Santos, la fiesta del Bautismo del Señor. Cuando haya mucha demanda de bautismos se podría bautizar una vez al mes. Fuera del domingo sólo en circunstancias especiales, dentro de la misa y con asistencia de varios fieles.

14. Terminamos con unas preguntas:
¿Qué clase de cristianos son los que bautizan a sus hijos y no vuelven a presentarse en la iglesia durante meses o años? ¿Para qué bautizan a sus hijos, para celebrar una fiesta? ¿Para conseguir unos compadres? "Porque en un solo Espíritu hemos sido bautizados todos nosotros para ser un solo cuerpo, judías y griegos, esclavos y libres. Y todos hemos bebido de un solo Espíritu" (1Cor 12,13).

"Porque en un solo Espíritu hemos sido bautizados todos nosotros para ser un solo cuerpo, judías y griegos, esclavos y libres. Y todos hemos bebido de un solo Espíritu" (1Cor 12,13)

Volver