Contacto  
 
  Ministerio Hispano  
 
  Iglesia Episcopal  
 
  AnglicanCommunion.org  
Anglicanismo
La Biblia
Hispanismo
Historia
Miscelánea / Curiosidades
Noticias
Nuestra Gente
Santoral
Pastoral
Teología
Recursos
 
Presentación por los tres años
VERSIÓN PARA IMPRIMIR ARTICULO

por Isaías A. Rodríguez

Es un acto de agradecimiento. Menos extendido que el de la quinceañera, pero arraigado entre algunos grupos de hispanos. Tiene raíces milenarias, pues los primeros vestigios del acto los encontramos en el Génesis, cuando Abrahán y Sara, todavía asombrados por haber tenido un hijo en la ancianidad, dan gracias a Dios y ofrecen un banquete cuando destetan a Isaac (Gn 21, 1-8). En el Segundo libro de los Macabeos (7,27) se dice expresamente que se amamantaba a los niños durante tres años. Lo mismo se lee en la obra apócrifa de El evangelio del nacimiento de María (4,1), pero ahí leemos: "Y cuando se cumplieron los tres años, y el tiempo del destete se había cumplido, trajeron a la Virgen al templo del Señor con ofrendas". De igual modo en el Protoevangelio apócrifo se dice: "Y cuando la niña (María) cumplió tres años de edad, Joaquín dijo, invitemos a las hijas de los hebreos, que son puras, y que traigan una lámpara, y la enciendan, para que la niña no vuelva sobre sus pasos y su mente se mantenga orientada hacia el templo del Señor " (7,3).

Evidentemente, a esa edad los niños habían superado una época difícil durante la cual morían muchos. Se trata pues, de un "rito de transición" a otra etapa mejor de la vida.

Hoy, los padres, agradecidos, llevan al niño o a la niña al templo. El ministro puede mencionar las lecturas indicadas arriba, así como el entrañable amor que Jesús tenía por los niños. Después del sermón, se reza una oración por el don de los hijos. Luego se puede hacer al menos dos preguntas: una por el nombre del niño que traen al templo, y otra si prometen seguir dando buen ejemplo cristiano al presentado. Finalmente se reza otra oración de agradecimiento y petición por el niño y los padres presentes. Luego se bendice al niño. Esto debe ser lo básico. Según la flexibilidad del ministro puede haber otros elementos, como una vela simbolizando la iluminación y protección de Jesucristo.

Las familias, aprovechan también esta oportunidad para ampliar la familia con nuevos padrinos y para celebrar con alegría el don de la vida.

He aquí un esquema de la liturgia.
Lecturas recomendadas Génesis 21, 1-8
Mateo 19,13-15

Antes de la paz se invita a la familia a venir ante el altar, en frente de la congregación. Una vez allí, de cara a los feligreses, el sacerdote reza esta oración:

Muy amados: el nacimiento de un niño es una ocasión gozosa y solemne en la vida de una familia. También es motivo de regocijo en la comunidad cristiana. Por lo tanto os invito a uniros a N. y a N. (nombres de los padres del niño/a) para dar gracias a Dios todopoderoso nuestro Padre celestial, Señor de la vida, por los tres años de su hijo N.

El niño/a es presentado ahora.

Los padres y padrinos de presentación dice:
Traemos a N (nombre de niño o niña) y lo/la presentamos al Señor dándole gracias por habérnoslo/la bendecido hasta el presente.

Celebrante: ¿Continuaréis ayudando y dando buen ejemplo cristiano a N.?

Padres y padrinos:
Así lo haremos con el auxilio de Dios.

Celebrante:
Dios todopoderoso, Padre celestial, que nos has bendecido con el gozo y cuidado de los hijos. Danos fortaleza serena y sabiduría paciente al criarlos, a fin de enseñarles a que amen todo cuanto es justo, verdadero y bueno, siguiendo el ejemplo de nuestro salvador Jesucristo. Amén.

El celebrante pude dar la bendición al niño. Luego se intercambia la paz, y continúa la eucaristía de modo normal.

Volver