Contacto  
 
  Ministerio Hispano  
 
  Iglesia Episcopal  
 
  AnglicanCommunion.org  
Anglicanismo
La Biblia
Hispanismo
Historia
Liturgia
Miscelánea / Curiosidades
Nuestra Gente
Santoral
Pastoral
Teología
Recursos
 
Primer encuentro del nuevo Instituto de Capacitación para Clérigos
VERSIÓN PARA IMPRIMIR ARTICULO

Como fruto de una idea largo tiempo madurada por el Rvdo. Anthony Guillén, treinta personas se reunieron para realizar el primero de los encuentros del Instituto de Capacitación para Clérigos (ICC), en el Seminario Teológico de Virginia, del 20 al 25 de agosto. Entre ellas había tres reverendas, veintiséis reverendos y una seglar. El objetivo de estas reuniones del nuevo ICC, además del de estrechar lazos de convivencia, era el capacitar a varios de esos clérigos, llegados a la Iglesia Episcopal de otras denominaciones cristianas, en un mejor entendimiento del sistema administrativo de nuestra Iglesia, un ejercicio informativo que tendrá su continuación en sucesivos encuentros.

Reunión inicial de Washington


Desde el momento en que fueron llegando los participantes reinó en todos un ambiente de sincera amistad, como si hubieran estado reunidos desde largo tiempo. Y en realidad así era. Todos compartían un mismo espíritu católico y misionero, que los impulsaba a consagrar sus vidas al servicio de un pueblo cada día más hambriento de la Palabra de Dios.

Sin embargo, la vida sacerdotal no sólo abarca aspectos espirituales, sacramentales y pastorales, sino también administrativos. De ahí el principal motivo de la reunión.

Hacía tiempo que Anthony había recogido una larga lista de temas, que expuso al equipo director -Daniel Valdéz, Keith Brown, Isaías A. Rodríguez y Manny Mesa- en una reunión celebrada a principios del 2006 en Nueva York.

Resaltamos aquí los asuntos más importantes. Manny Mesa habló sobre mayordomía, autosuficiencia económica de una congregación, relación entre laico y sacerdote en la iglesia, y compartió con Daniel Valdéz el tema sobre consideraciones de política administrativa en la iglesia: juntas parroquiales, Convención General, Concilio Ejecutivo, etc.. A cargo de Daniel estuvieron los temas de tesorería y asuntos generales de administración de bienes en una parroquia. Keith Brown se encargó de traer a Michael Guardiola y Nelida Rivera, personas expertas del Fondo de Pensiones, que trataron sobre asuntos relacionados con sueldos y pago de pensiones; también trajo a Sally Johnson, que presentó unos videos sobre cómo lograr que la Iglesia sea un lugar seguro para niños y jóvenes. Isaías contó su experiencia personal sobre cómo fundar, mantener y hacer crecer una misión, también ejerció la función de capellán y cada mañana leía una reflexión sobre espiritualidad. Anthony trató el interesante tópico de diferencia entre culturas, como la sajona y la latina, conservadora y liberal, etc. También habló del bienestar personal y la importancia de observar días de descanso y disfrutar de vacaciones y de tiempo sabático.

A pesar de seguir un programa bastante cargado, el horario supo hacer un alto en el camino y el miércoles fueron invitados por el Colegio de Predicadores de la Catedral Nacional de Washington, a asistir a la eucaristía del mediodía (en la que predicó Anthony) y comer en su refectorio de estilo gótico medieval. En ese magnífico lugar se describió a los presentes el programa anual dedicado a la predicación. Acto seguido un guía orientó al grupo por los puntos más importantes de este imponente templo catedralicio.

La tarde estaba a disposición libre de todos para visitar alguno de los museos y monumentos más importantes de la capital de este gran país. Después de trotar varias millas, se reunieron a descansar y cenar el restaurante mexicano Guapos, donde, en un cumpleaños ficticio, dedicaron ese evento a Anthony, quien calado en charro mexicano, disfrutó del popular canto de las mañanitas.

El viernes, día 25, llegó más rápido de lo que se hubiera deseado. Uno de los participantes posteriormente hizo esta confesión: "llegué aquí sin ánimo, preocupado con muchos problemas en mi congregación. Salgo con ánimo, soluciones, ideas, recursos buenos y nuevos amigos". Y así, cargadas las pilas, se inició el rito de la despedida, por el cual, con cierta nostalgia por los días pasados juntos, cada uno partía rumbo a su destino de trabajo.

Volver