Contacto  
 
  Ministerio Hispano  
 
  Iglesia Episcopal  
 
  AnglicanCommunion.org  
Anglicanismo
La Biblia
Hispanismo
Historia
Liturgia
Miscelánea / Curiosidades
Noticias
Santoral
Pastoral
Teología
Recursos
Espiritualidad
 
Miguel Ángel Escobar: Una figura que destaca.
VERSIÓN PARA IMPRIMIR ARTICULO
El futuro de nuestra Iglesia está en las manos de jóvenes promesas como Miguel Ángel Escobar, que en breve tiempo ha escalado muy alto. En la actualidad ocupa un puesto de gran responsabilidad, Asistente de Comunicaciones para la Obispa Primada, Katharine Jefferts Schori. Está satisfecho de trabajar con un "equipo extraordinario", ha dicho, que "apoya la labor de la Primada de la Iglesia Episcopal".

Desde el Centro de la Iglesia Episcopal, en Nueva York, este joven mexicano-americano se encarga de atender la correspondencia, redactar comunicaciones públicas y servir como personal de apoyo al Comité de Teología de la Cámara de Obispos. Además, se siente orgulloso de tener el privilegio de coordinar los servicios religiosos diarios de la Capilla del Centro. "Mi esperanza, dice, es que estos servicios lleguen a reflejar la diversidad de esta iglesia".Y es que en ella, los variados grupos étnicos que la integran, pueden adorar a Dios según su peculiar cultura; entre ellos se encuentra el ministerio hispano, que lo hará en el mes de la Herencia Hispana.

Otra función muy importante que Miguel desempeña es el de servir en el Comité Nacional Ejecutivo de Compañerismo de Paz Episcopal (EPF). "Mi deseo es que nuestro entendimiento de la paz se difunda a la luz de la experiencia de los latinos. Mi propio entendimiento de paz ha sido profundamente formado por la experiencia de mi familia. Cuando salieron de México mis abuelos deseaban una paz que resultara de una justicia laboral. Al haber nacido en Estados Unidos, he buscado una reconciliación pacífica entre el pasado y el futuro, mi herencia mexicana y mi ciudadanía estadounidense". Miguel recomienda a todos los latinos que formen parte del comité de Paz Episcopal, a fin de que la Iglesia pueda expandir su entendimiento de la paz.

Deseamos mucha suerte a Miguel Ángel Escobar.

Volver