Contacto  
 
  Ministerio Hispano  
 
  Iglesia Episcopal  
 
  AnglicanCommunion.org  
Anglicanismo
La Biblia
Hispanismo
Historia
Liturgia
Miscelánea / Curiosidades
Noticias
Santoral
Pastoral
Teología
Recursos
 
Sandra Montes
VERSIÓN PARA IMPRIMIR ARTICULO
Hablamos con Sandra Montes, amante de la música y cantante.


Sandra y su hermano el Rvdo. Alex Montes

¿De dónde eres?
S.M.- Nací en Trujillo, Perú. Como mi papi era pastor en una denominación cristiana, vivimos en varios lugares. Cuando tenía cuatro años fuimos a Guatemala para que él estudiara en el Seminario Teológico Centroamericano. Ahí estuvimos cuatro años, luego emigramos al "valle" de Texas, donde residimos hasta 1986, cuando nos trasladamos finalmente a Houston. Así que soy peruana de nacimiento, guatemalteca de crianza y texana de por vida.

¿Cómo llegaste a la Iglesia Episcopal?
S.M.- Es una historia muy larga, pero la versión corta es que cuando mi papi estaba más necesitado, nadie de su propia denominación lo ayudó. Sin embargo, el obispo Hugo Pina, que ahora está en Florida, le tendió una mano. Mi papi fue a San Mateo a ayudar primero con la limpieza y luego en las clases de Biblia. Hasta que un día el Obispo le dijo: "Tú no fuiste llamado a limpiar, sino a predicar". Mi papi inició el proceso para hacerse sacerdote y toda la familia comenzó a ir a la Iglesia Episcopal. Fue algo difícil para mí al principio, ya que siempre me habían dicho que los católicos iban a ir al infierno. Ver el crucifijo, el altar, la Eucaristía, etc., fue algo que me chocó mucho al principio. Pero por el amor a mi papi, me comencé a enamorar de la Iglesia Episcopal. Poco a poco, fui dándome cuenta de que lo que más me atraía a la Iglesia Episcopal, lo que más ha seguido atrayéndome hasta el día de hoy, es que acepta a todo el mundo. Puedo ser quien soy y no tengo que pedir perdón por serlo. Puedo encontrar lo mejor de muchas denominaciones en la Iglesia Episcopal. Sé que no es una institución perfecta. No he sabido de ninguna que lo sea. Pero es mi Iglesia y estoy muy agradecida a Dios y al obispo Pina por habernos dirigido hasta ella.

¿Cómo has ayudado a tu padre en el ministerio?
S.M.- Mi papi siempre dijo que toda la familia había sido llamada al ministerio, no sólo él. Así que siempre le ayudé con la música. Alex, mi hermano, tocaba el teclado y la guitarra y yo cantaba con él. También ayudé como maestra de niños de 9 a11 años, directora de música durante cierto tiempo, directora de jóvenes, he pertenecido a la Junta Parroquial, lectora, de todo un poco.

    Ahora, estoy dirigiendo el grupo musical para la misa en inglés que tenemos los domingos a las 9:30 a.m. y tengo un grupo de niños, llamados Nu-G (Nueva Generación), que ensayan los miércoles, y otro de jóvenes, llamado TKO (Takeover), que ahorita está en suspenso, pero que ha cantado en varios eventos de la comunidad, en la misa de las once y en conciertos. 

¿Qué trabajo ejerces? 
S.M.- Soy maestra de música en una escuela elemental y doy clases a más de 1,000 estudiantes entre el K y el 4º grado. Mi sueño de ser una música a tiempo completo, poco a poco se convierte en realidad. Tengo algunos "trabajos" esporádicos como cantante. Colaboro como especialista para diferentes programas de las oficinas centrales en Nueva York de la Iglesia, traduzco de vez en cuando...

¿Cómo creció en ti el amor por la música?  
S.M.- Me cuenta mi mami que desde bebita, me despertaba cantando. Así que Dios me dio este don desde el vientre de mi madre. Como dice el Salmo 139:13: "Tú formaste mis entrañas; me hiciste en el seno de mi madre". Cuando nací tenía un cinco por ciento de probabilidad de vida, debido a problemas de respiración. Dios me sanó por completo cuando mis padres, Alex y un amigo nuestro, oraron por mí. La oración de mi papi fue que si Dios tenía un plan para mi vida, que me dejara vivir. Veo que el plan divino es que le cante y que ayude a otros a cantar y a adorar. Para eso fui creada.

¿Qué proyectos musicales has realizado y qué otros piensas realizar? 
S.M.- El único proyecto personal que he realizado se titula 1:9 (por Josué 1:9). Es un disco lleno de música latina y otros ritmos - tiene algo para todos - en español e inglés. Fue un sueño que tuve durante muchos años y que por fin se convirtió en realidad. Otros que quiero lograr un día cercano son: un disco "en vivo" de cantos de adoración y alabanza, en los dos idiomas; otro de himnos tradicionales; uno de cantos para niños; finalmente alguno de música peruana. Tengo tantos sueños; ahora sólo me falta encontrar el tesoro al otro lado del arco iris para poder seguir adelante con todos ellos. También espero poder grabar discos para el ministerio latino/hispano. Algo que sirva de recurso musical para las congregaciones que necesitan esta ayuda.

¿Actúas en algún grupo musical?
S.M.- Sí, en la iglesia de San Mateo, llamado 4:13 (por Filipenses 4:13).  Pero profesionalmente, no, y si alguien está leyendo esto y quisiera formar parte de un grupo, por favor, ¡que me llame!  Es un deseo, una plegaria a Dios, ¡tener un grupo musical!



Sandra Montes y su "dream team", en la entronización
de la Obispa Presidenta en 2007

¿Cuál ha sido tu mayor triunfo musical?
S.M.- Honestamente, ver a mi hijo y el resto de mi familia llorar de emoción al escucharme cantar cuando estaba en medio de la grabación de 1:9, en Monterrey (México), en agosto de 2005.

¿En qué acontecimientos nacionales has participado con música?  
S.M.- Gracias a Dios, y a Daniel Caballero, que me pidió que mandara un casete de audición para el EYE (Episcopal Youth Event) del 2002, he podido participar en varios eventos patrocinados por las oficinas de la Iglesia Episcopal en Nueva York. Participé en el EYE del 2002 como cantante y en esa ocasión grabamos un disco: A Musical Offering (Una ofrenda musical). He intervenido como cantante y coordinara del grupo musical en los siguientes: en 2003, Count Me Faithful, acto para jóvenes durante la Convención General; el Latino Youth Event; y en Celebrate., acto ecuménico para jóvenes adultos. En 2004 -en MiX (Música en Cristo), acto para músicos y compositores jóvenes donde se grabó el CD I Will Follow; en EYE 2005 como co-coordinadora de la música; y en 2006 en Faith in 3D; y en la Convención General de 2006, donde canté con el grupo latino del Ministerio latino/hispano, en dos misas y en la despedida del Obispo Primado, con música de los 60.

   En noviembre del año pasado actué como coordinadora del taller Moviendo Montañas, en Kanuga, y también como una de las cantantes. Pero la actuación más importante fue durante la entronización de la Obispa Presidenta en la Catedral Nacional de Washington.

    Desde el 2000, cuando mandé mi primer casete al evento de jóvenes, hasta ahora,  he cantado en varias ocasiones en otras diócesis de la Iglesia, por ejemplo en Connecticut (Ohio), en Virginia y en New Jersey. En febrero iré a Hawai para cantar en la reunión nacional Happening. Además soy miembro de la Comisión de Liturgia y Música hasta el 2012.

¿Cuéntanos algo de tu actuación en la entronización de la Obispa Presidenta?
S.M.- Fue algo inolvidable. Cuando me llamaron de la Catedral Nacional y me dijeron que la Obispa había pedido un grupo auténtico latino, al preguntar a varias personas dieron mi nombre. Fue un honor formar parte de ese evento histórico. Llevé a mi "dream team" de músicos profesionales, que son mis amigos y a mi hermano; ellos son mi familia: Ollin y Huitzin Chávez, Ben Bohorquez, el Rvdo. Alex Montes, Matt Kjorvestad y R.C. Laird. Creo que al principio no esperaban tanto de nosotros, pero después de la entronización nos dimos cuenta de que nuestro ritmo latino había sido un momento muy destacado del evento. Llevamos un espíritu rejuvenecedor, lleno de gozo, paz y amor. Ese domingo también fue maravilloso.

    Cuando veo los videos y las fotos, todavía no entiendo la magnitud de nuestra actuación. Muchos de mis amigos me bromean diciendo, "no había nada de raro en que estuvieras danzando/bailando en frente del altar y cantando tantos cantos en español, en la Catedral Nacional, ¡ahí siempre se hace eso!" Todavía no lo he podido digerir. 

Te deseamos mucha suerte. Algún día te convertirás en "ídolo de América". Para nosotros ya lo eres.

Volver