Contacto  
 
  Ministerio Hispano  
 
  Iglesia Episcopal  
 
  AnglicanCommunion.org  
Anglicanismo
La Biblia
Hispanismo
Historia
Liturgia
Miscelánea / Curiosidades
Noticias
Nuestra Gente
Pastoral
Teología
Recursos
Espiritualidad
 
San Bernardo de Claraval (20 de agosto)
VERSIÓN PARA IMPRIMIR ARTICULO
Bernardo, un defensor ardiente de la Iglesia en el siglo XII, fue famoso por la pasión con que predicaba un amor "sin medida" a Dios. Estaba completamente entregado, incluso con descuido de su salud, a defender la pureza, la doctrina y las prerrogativas de la Iglesia. En él se cumplió su propia definición de una persona santa: "Considerado como bueno y caritativo, no guardando nada para sí mismo, sino poniendo todo su talento al servicio del bien común".

Bernardo era hijo de un caballero y terrateniente que vivía cerca de Dijon, Francia. Nació en 1090 y recibió una educación secular, pero en 1113 entró en la abadía benedictina de Citeaux. Su familia no quedó satisfecha con la elección de la vida monástica, mas Bernardo persuadió a cuatro de sus hermanos y veintiséis amigos a que se le unieran para fundar un monasterio en Claraval en 1115.

Durante los diez años siguientes, Bernardo se privaba del sueño para poder escribir cartas y sermones. Predicaba con tanta persuasión que se fundaron otras sesenta nuevas abadías cistercienses todas afiliadas a Claraval. Para el 1140 sus escritos le habían convertido en una de las figuras más influyentes de la cristiandad. Participó activamente en toda controversia que amenazaba a la Iglesia. Fue un crítico ardiente del intento de Pedro Abelardo de reconciliar las inconsistencias de la doctrina con la razón, porque pensaba que tal enfoque degradaba a los misterios.

Cuando un antiguo monje de Claraval fue elegido papa, Eugenio III, Bernardo se convirtió en su mediador de conflictos. Predicó la cruzada contra los albigenses, y la segunda cruzada para liberar a Jerusalén, recibiendo mucho apoyo de Francia y de Alemania. Cuando la cruzada terminó en un desastre se criticó rotundamente a Bernardo por haberla defendido. Murió poco después en 1153. Fue canonizado en 1174.

Entre los escritos de Bernardo se encuentran tratados sobre los deberes papales, el amor y la veneración a María, y un comentario al Cantar de los Cantares. También se le atribuyen himnos famosos.


Volver