Contacto  
 
  Ministerio Hispano  
 
  Iglesia Episcopal  
 
  AnglicanCommunion.org  
Anglicanismo
La Biblia
Hispanismo
Historia
Liturgia
Miscelánea / Curiosidades
Noticias
Nuestra Gente
Pastoral
Teología
Recursos
Espiritualidad
 
San Francisco de Asís (4 de octubre)
VERSIÓN PARA IMPRIMIR ARTICULO
Francisco, hijo de un rico mercader de Asís, nació en 1182. Pasó la temprana juventud en inofensivas diversiones y deseos frustrados de lograr gloria militar.

Varios encuentros con mendigos y leprosos aguijonearon la conciencia del joven, que decidió abrazar una vida dedicada a la Dama Pobreza. A pesar de la intensa oposición del padre, Francisco renunció a todos los valores materiales y se entregó al servicio de los pobres. En 1210 el papa Inocencio III confirmó la sencilla regla para la Orden de los Hermanos Menores, un nombre escogido por Francisco para enfatizar el deseo de ser nombrado entre los "menores" siervos de Dios.

La Orden creció rápidamente por toda Europa. Pero en 1221 Francisco había perdido el control de la misma ya que su ideal de pobreza estricta y absoluta, tanto para frailes individuales como para la Orden en general, pareció algo muy difícil de observar. Pasó los últimos días de su vida con mucho sufrimiento de cuerpo y de espíritu, pero nunca perdió su alegría invencible.

No mucho antes de morir, en un retiro en el monte La Verna, Francisco recibió, el 14 de septiembre, día de la Santa Cruz, las marcas de las heridas del Señor, los estigmas, en sus mismas manos, pies y costado. El papa Gregorio IX, un antiguo patrocinador de los franciscanos, canonizó a Francisco el 1228 e inició la erección de la gran basílica de Asís donde Francisco fue enterrado. Francisco es el más popular y admirado de todos los santos, pero probablemente el menos imitado; pocos han llegado a la total identificación con la pobreza y el sufrimiento de Cristo.

Francisco escribió poco, pero de lo que dejó, su espíritu de fe alegre se manifiesta con más autenticidad en el "Canto al sol", que compuso en Las Damas Pobres de San Damiano, el convento de Clara. La versión del himno empieza así:

Altísimo, omnipotente, buen Señor,
Te corresponden alabanzas sin cesar
Y bendiciones sin medida.
Todas las criaturas te den gracias
Y te sirvan con gran humildad.



Volver