Contacto  
 
  Ministerio Hispano  
 
  Iglesia Episcopal  
 
  AnglicanCommunion.org  
Anglicanismo
La Biblia
Hispanismo
Historia
Liturgia
Miscelánea / Curiosidades
Noticias
Nuestra Gente
Pastoral
Teología
Recursos
Espiritualidad
 
San Ignacio de Loyola (31 de julio)
VERSIÓN PARA IMPRIMIR ARTICULO
Ignacio nació de una familia vasca noble en l491. En su autobiografía nos dice que: "Hasta la edad de veintiséis años estuvo entregado a las vanidades del mundo y se deleitaba en el ejercicio de las armas con el vano deseo de conseguir gloria". En un acto de imprudente heroísmo en la batalla de Pamplona en 1521 fue gravemente herido. Durante la recuperación en Loyola, Ignacio experimentó un despertar espiritual. Después de la mejora y de un arduo período de retiro, se confirmó en la convicción de ser un caballero de Cristo al servicio del reino de Dios.

Ignacio nació de una familia vasca noble en l491. En su autobiografía nos dice que: "Hasta la edad de veintiséis años estuvo entregado a las vanidades del mundo y se deleitaba en el ejercicio de las armas con el vano deseo de conseguir gloria". En un acto de imprudente heroísmo en la batalla de Pamplona en 1521 fue gravemente herido. Durante la recuperación en Loyola, Ignacio experimentó un despertar espiritual. Después de la mejora y de un arduo período de retiro, se confirmó en la convicción de ser un caballero de Cristo al servicio del reino de Dios.

Ignacio empezó a compartir con otros los frutos de la experiencia. Escribió notas en un cuaderno que con el tiempo se convertirían en el texto de los Ejercicios espirituales. Desde entonces muchos han hallado en los Ejercicios un camino para encontrar en Cristo al compañero íntimo que dice: "El que quiera seguirme ha de sufrir conmigo".

Al ser Ignacio una persona sin estudios cayó bajo las sospechas de las autoridades de la Iglesia lo que le condujo a estudiar teología en la universidad de París a la edad de 37 años como preparación para el sacerdocio. Mientras estuvo allí dio los ejercicios a varios estudiantes. En 1534 Ignacio, con seis compañeros, profesó los votos de vivir en pobreza estricta y servir las necesidades de los pobres. Así nació lo que luego recibiría el nombre de la Compañía de Jesús.

En 1540 la Compañía fue reconocida oficialmente, e Ignacio se convirtió en el primer superior general. Según sus diarios y muchas cartas por él escritas, el sentido profundo de compartir el trabajo de Dios en unión con Cristo ocasionó una actividad intensa que culminó en un período de muchas bendiciones y consolaciones.

Ignacio murió el 31 de julio de 1556 en una sencilla habitación que le servía tanto de dormitorio como de capilla, después de haber buscado a Dios en todas las cosas y de haber realizado todo para mayor gloria de Dios. Su vida y enseñanza, según opinión de Evelyn Underhill y de otros, representan lo mejor de la Contrarreforma.


Volver