Contacto  
 
  Ministerio Hispano  
 
  Iglesia Episcopal  
 
  AnglicanCommunion.org  
Anglicanismo
La Biblia
Hispanismo
Historia
Liturgia
Miscelánea / Curiosidades
Noticias
Nuestra Gente
Pastoral
Teología
Recursos
Espiritualidad
 
Santo Domingo (8 de agosto)
VERSIÓN PARA IMPRIMIR ARTICULO
Domingo fue el fundador de la Orden de Predicadores, conocida como los "dominicos". En Inglaterra se los llamaba los frailes negros, por el manto negro que llevaban sobre el hábito blanco. Domingo nació hacia el 1170 en España.

Se dice que Domingo, influido por un ambiente coetáneo de búsqueda de una vida de pobreza evangélica, vendió todo su haber para ayudar a los pobres durante el hambre de 1191. Ordenado en 1196, pronto llegó a ser canónigo y superior de la catedral de Osma, donde se había establecido una regla de estricta disciplina entre los canónigos.

En 1203 inició una serie de viajes de predicación por Languedoc, una región en el sur de Francia, contra los herejes albigenses, que mantenían opiniones dualistas maniqueas. Sin embargo, se mantuvo ajeno a la represiva cruzada que se había instigado contra ellos. En 1214 empezó a madurar la idea de fundar una orden especial para la conversión de los albigenses y el año siguiente llevó a sus seguidores a Tolosa.

En octubre de 1215, en el concilio IV Lateranense, Domingo solicitó del papa Inocencio III la aprobación de la Orden. El sucesor de Inocencio, Honorio III, lo concedió en 1216 y 1217.

Durante los años siguientes Domingo viajó sin descanso fundando monasterios, organizando la Orden y predicando, hasta el día de su muerte ocurrida el 6 de agosto de 1221. Se dice que fue un hombre de pobreza austera y heroica santidad, siempre celoso de ganar almas mediante la predicación de una doctrina pura.

Las Constituciones de los dominicos, escritas por vez primera en 1216 y revisadas y codificadas por el general de la Orden, Raimundo de Peñafort, en 1241, enfatizan el estudio, la predicación, la enseñanza, y, en parte por la influencia de Francisco de Asís, la pobreza absoluta.

Los dominicos han dado prioridad al trabajo intelectual. Establecieron casas de enseñanza en la mayoría de los centros universitarios que ennoblecieron con maestros de la categoría de Tomás de Aquino. Las Constituciones manifiestan esa prioridad de esta manera: "En las celdas, además, pueden escribir, leer, orar, dormir, e incluso estar despiertos toda la noche, si lo desean, por razón del estudio".


Volver