IMPRIMIR

Breve Nota sobre el Cristianismo

Por Isaías A. Rodríguez

El haber nacido dentro de una religión determinada nos conduce pensar y creer que las prácticas religiosas que conocemos hoy fueron implantadas por el líder espiritual que originó el movimiento religioso. Desconozco lo que suceda en las demás grandes religiones, pero en el Cristianismo, las cosas han acontecido de manera muy diferente.

Hoy día, los grandes pensadores cristianos, afirman que Jesús no tuvo intención de crear una nueva religión, sino purificar el judaísmo de su tiempo. Para muchos, el gran genio creador del Cristianismo fue san Pablo. Fue él quien dio cuerpo teológico a la bella doctrina de Jesús. Pero, en todo cuerpo teológico, aunque se quiera salvar el espíritu del líder espiritual que fue la fuente del mismo, hay ya un añadido del teólogo que crea ese cuerpo. Así, san Pablo fue un gran teólogo, pero dio origen a ciertas ideas difícil de sostener hoy día.

Con todo, los añadidos teológicos -entiéndase opiniones y afirmaciones- comenzaron a proliferar a medida que el Cristianismo crecía en años. Y durante toda la Edad Media el Cristianismo creció como árbol frondoso de opiniones y costumbres, algunas rayando de lleno en lo supersticioso, de las cuales el mismo Jesús se hubiera escandalizado. Así se ha ido creando, a través de los tiempos, una religión que hoy día Jesús mismo difícilmente reconocería.

A continuación presentamos algunas curiosidades e innovaciones que se fraguaron en el siglo XII, sin entrar en ningún juicio de valor.
1. En la regla de Grandmont, fundada por san Esteban de Muret (+1124) se escribía que la única regla para salvarse es el Evangelio.
2. Se incrementó la devoción a la sagrada humanidad de Cristo.
3. Las cruces, que en los primeros siglos carecían del cuerpo de Jesús, con el correr del tiempo se convirtieron crucifijos, que ahora, se hicieron más realistas y acentuaban la agonía de Cristo; en vez de mostrar los dos pies clavados cada uno con un clavo, empezaron a poner los dos pies juntos y traspasarlos con un clavo, para intensificar el dolor del Cristo crucificado.
4. Propagada por san Bernardo, se incrementó la devoción al nombre de Jesús.
5. Se multiplicaron las fiestas en honor a los "misterios" de Cristo.
6. Se incrementó la devoción al sacramento de la eucaristía. Se empezó a elevar la hostia después de las palabras de la consagración. Más tarde también se empezó a elevar el cáliz.
7. La auténtica veneración de la presencia real de Cristo en la eucaristía empezó a mezclarse con prácticas casi supersticiosas.
8. A pesar de tanta devoción, la comunión era infrecuente por parte de los fieles, de tal manera que el IV Concilio Lateranense tuvo que mandar que los fieles debían comulgar al menos una vez al año, por Pascua.
9. La razón de esa poca recepción de la eucaristía era el extremado respeto hacia la eucaristía, y la creencia de tener que confesarse siempre antes de comulgar, así surgieron las llamadas confesiones "por devoción".
10. La reserva de la eucaristía en el tabernáculo se hizo práctica común.
11. En 1246 (siglo XIII) se celebró la primera fiesta del Corpus Christi. El papa Urbano IV declaró esta fiesta universal el 19 de julio de 1264. Se había resistido a hacerlo, hasta que un grupo de sacerdotes y fieles de Orvieto (Italia) le llevaron en procesión un corporal manchado de rojo de la sangre que había emanado de una hostia consagrada.
12. Se cree que en este siglo se introdujo la expresión "transubstanciación".
13. También aumentó la devoción a María, los santos y los ángeles.
14. Aparecieron himnos y oraciones como: Salve Regina; Ave, Maris Stella; Alma Redemptoris; Ave Maria. Sin embargo, en esta época el Ave Maria consistía sólo en el saludo del arcángel. El nombre de "Jesús" se añadió en el siglo XV.
15. El teólogo más importante de este siglo fue Hugo de san Víctor (1097-141) llamado por algunos, "el otro Agustín".

El siglo XIII, tiene casi las mismas características iniciadas en el siglo anterior. La gran novedad ahora fue la aparición de dos órdenes religiosas importantes, la de los dominicos y la de los franciscanos. Con su carisma y enseñanza influirían mucho en el futuro.