IMPRIMIR

Rudolf Otto (1869-1937)

Hace cien años Rudolf Otto pronunció un discurso profético del cual presentamos a los lectores un párrafo interesante. La información sobre su vida está tomada de Wikipedia.

"Si queremos garantizar que el puro, fuerte y eterno contenido espiritual de la propia religión en su verdad y sinceridad, madure en genuina modernidad, y subsista al lado de las modernas formas de pensar, tenemos que llevar a cabo la gran tarea, universal en su aplicación, de una crítica purificadora que modernice la religión, haciendo aflorar sus ideales, y que elimine las adherencias que se le han pegado en el curso del desarrollo histórico, junto con todas las míticas y legendarias irrelevancias y actitudes hacia la historia y el universo que no son reconciliables con la verdad. Esta es una tarea que trasciende inevitablemente los límites de la propia religión, y a la que uno se acerca instintivamente para establecer contacto con otras personas, para trabajar en líneas similares".
(Rudolf Otto: a partir de una ponencia presentada en París en 1913 en el Congreso Mundial para el cristianismo libre y el Progreso Religioso).

Nacido en Peine, cerca de Hannover (1869-1937), en 1915, Rudolf Otto fue nombrado profesor ordinario en la Universidad de Breslau, y en 1917 en la Escuela de Teología de la Universidad de Marburg, en aquel tiempo, uno de los más famosos seminarios protestantes en el mundo. Aunque recibió varias otras llamadas, se quedó en Marburg durante el resto de su vida. Se retiró en 1929 y murió de pulmonía ocho años más tarde, después de haber sufrido lesiones graves al caer de una torre a unos 20 metros. Rumores persistentes pero sin confirmar identificaron esto como un intento de suicidio. Está enterrado en el cementerio de Marburg.

La obra más famosa de Otto es La idea de lo Santo, publicada por primera vez en 1917. Es uno de los libros de teología alemanes más exitosos del siglo XX, nunca ha estado fuera de imprenta, y está disponible en 20 idiomas. El libro define el concepto de lo santo como lo que es numinoso. Otto explicó lo numinoso como un "no-racional, la experiencia no sensorial o sensación cuyo principal e inmediato objetivo está fuera de uno". Él acuñó el nuevo término basado en el latín numen (poder divino). Lo numinoso es un misterio (en latín mysterium), que es a la vez terrorífico (tremendum) y fascinante (fascinans) al mismo tiempo. Karl Barth estuvo de acuerdo con esa descripción de Dios como el totaliter Aliter, aliud, aliud valde (Agustín de Hipona, Confesiones 7.10.16)